Sin duda, los tortolitos del momento son Ana Soria y Enrique Ponce, a quienes se ha podido ver hace unos días en el Puerto de Santa María junto a unos conocidos de la joven.

La pareja está pasando unos buenos días de relajación allí, por lo que quisieron disfrutar de la gastronomía del lugar y acudieron a un restaurante. Una vez en el lugar, se vivieron momentos algo tensos.

Puñaladas por la espalda a la entrañable pareja

Enrique Ponce y Ana Soria
Fuente:
Informalia – elEconomista.es

Como ha apuntado la periodista Carmen Pardo, no todo el entorno de la modelo ve bien su noviazgo con el torero, y así lo demostraron algunas amistades fuera del local dónde se disponían a cenar.

Al parecer, el diestro tuvo que mediar entre dos asistentes pues tuvieron una discusión acalorada, aunque no pasó a mayores.

A ello se suma que, las amigas de Ana aprovechaban para salir a fumar un cigarillo y ponían verdes a la pareja, pues la prensa que estaba fuera esperando la salida de Enrique y Ana, pudo escuchar como vertían críticas acerca de lo cansino que podía ser llegar a estar hora oyendo hablar sobre la tauromaquia.

Además, todo indica que las constantes muestras de cariño, habían terminado por avergonzar a los demás y que sabiendo que fuera estaban los paparazzis debían haberse controlado un poco, si no querían volver a aparecer en las portadas de las revistas del corazón como protagonistas.

Mientras tanto, ni Soria y Ponce se percataban de la incomodidad de sus invitados e iban a la suya, por lo que poco o nada les importa su opinión en el tema, porque si ellos son felices todo lo demás les da igual.

Tanto es así que, ya tienen concertados algunos de los detalles de su próximo matrimonio y están escogiendo el mobiliario y decoración para el hogar que están construyendo en La Finca, y que será su vivienda principal.