Como muchos recordarán, en los últimos años Toño Sanchís se ha visto involucrado en una serie de campañas de difamación de su prestigio tras saberse que había defraudado fiscalmente a Belén Esteban mientras fue su representante, pues durante y tras el procedimiento judicial con La Princesa del Pueblo, se especularon muchas cosas al respecto de su persona.

Tanto es así, que en más de una ocasión los medios sobrepasaron los límites, por lo que Sanchís tuvo que poner remedio a esa situación, fruto de ello es la condena judicial contra la cadena dirigida por el consejero delegado Paolo Vasile, que ha de pagar 162.000 € a la mujer e hijos del representante de famosos por vulneración de su intimidad al emitir unas imágenes en que estos salían, ya que tienen la consideración de personas anónimas y los niños son menores de edad.

El contraataque de Toño Sanchís que derrumba a muchos en Sálvame

Así mismo, también tiene algunos pleitos abiertos con los colegas de profesión de la madre de Andrea Janeiro, como sucede con Kiko Hernández, a quién demandó en el año 2016 y a quién solicita una indemnización de 450.000 € por perjudicar su imagen pública con los datos que el tertuliano de programas del corazón daba.

Sin duda, Kiko H. luchará con todas las armas que pueda para defenderse de las viles acusaciones que Toño ha vertido en su contra ante la justicia, por lo que se ha puesto en manos de un equipo legal prestigioso para que le represente y defienda judicialmente, y es que más le vale poner mucho empeño o le puede suceder como a Belén Esteban.

Kiko Hernandez
Fuente: Telecinco

La de Paracuellos del Jarama pensó que iba salir victoriosa del procedimiento que inició contra el amigo de Olvido Hormigos, pero lo que no ha relatado es que, pese a haber obtenido un fallo judicial a su favor y de haber vendido en tiempo récord la casa que era de la familia Sanchís, las cuentas no le han ido tan bien.

Belén gastó 375.000 € en la subasta del inmueble, 10.000 € más en los impuestos, a los que hay que añadir 12.000 € de las facturas impagadas que el que en otro momento fuera su apoyo dejó a deber. Así mismo, ha tenido que hacer frente a la hipoteca que había sobre la morada valorada en 260.000 € y gastar otros 50.000 € para mejorar la casa ya que su anterior propietario la dejó como un estercolero. Por ello, el cómputo total hace un gasto de 707.000 € a los que hay que restar los 650.000 € que ha ingresado de la venta, por lo que le queda un déficit de 57.000 €.

Por si esto fuera poco, los telespectadores no están respaldando a la ex gran hermana como hacían antaño, ya que como el propio Toño se ha encargado de publicar en sus redes sociales, cada vez que aparece en pantalla la audiencia decae.