Para su vuelta al trabajo, Jorge Javier Vázquez consideró que era necesario tratar el tema estrella que habían sacado varios medios de prensa durante sus vacaciones, pues aunque habría preferido no tener que contar algo tan privado, estaba harto de que se comentasen cosas inciertas.

Antes de ponerse manos a la obra, Vázquez quería dar protagonismo a la vuelta de su gran amiga Mila Ximénez, quién llevaba varios meses en la sombra por que cogió la baja para cuidarse, pues le habían detectado un cáncer pulmonar severo.

Jorge Javier se sincera sobre sus problemas de salud

Mila Ximénez
Fuente: Telecinco

Por ello, les pusieron ropa de playa y unas hamacas, y desde ahí comenzó su tertulia, pero como no trataban ningún tema de mucha relevancia, la audiencia comenzó a desesperarse y esto se vio reflejado en las redes sociales, pues podían verse mensajes de crítica al programa y a su presentador.

Lo que ellos no sabían es que, el actor de teatro había acordado con producción reservar toda la parte final de Sálvame para que él pudiera zanjar un tema que le venía dando quebraderos de cabeza durante las últimas semanas.

En un instante pudimos ver como el semblante de Jorge se ponía más serio y comenzaba su relato diciendo lo siguiente:

Me gustaría dejar claro algo, no debo nada a nadie. Se me ha acusado de deber dinero a Hacienda pero no es cierto, y a los que me han increpado que pague, yo sólo les deseo que no tengan que verse las caras con la Administración.

Así mismo, J.J. narró cómo hace algunos años se encontró con que, la Administración Tributaria no estaba conforme con sus declaraciones de IRPF y que había iniciado un procedimiento para comprobar si todo estaba correcto, pero el gran susto vino al saber las repercusiones que ello podía tener, ya que:

Cuando el asesor me explicó todo, sólo podía pensar en ese tema, me absorbió, me pasaba el día preocupado y a los dos semanas empecé a encontrarme mal, y fue cuando me dio el ictus. Sólo quiero que me dejen tranquilo.

Con estas palabras, Jorge ha desvelado que verdaderamente sus problemas de salud vinieron a raíz de esto, y no del estrés por compaginar su pasión por los teatros con conducir programas de televisión, como hasta ahora se había creído.