Para muchas personas en toda España, ha sido el punto culminante del día durante las semanas de encierro, una oportunidad para hacer contacto humano, construir relaciones con los vecinos y romper el aburrimiento del encierro.

Ha venido a simbolizar la lucha contra el coronavirus, a recordarnos que estamos todos juntos en esto, y a darnos la oportunidad de reflexionar y reconocer los enormes sacrificios y el buen trabajo no sólo de los trabajadores de la salud en las primeras líneas de la crisis sanitaria del coronavirus, sino también de todas las personas que se ponen en riesgo para hacer funcionar este país: trabajadores de supermercados, recolectores de basura, servicios de emergencia.

Pero el entusiasmo por el evento nocturno de las 20h, que se convirtió en algo más que un estruendoso aplauso y vio a los vecinos cantando, bailando y reuniéndose en el balcón, ha disminuido desde que se levantó el aislamiento para permitir los paseos nocturnos.

Por lo tanto, se está difundiendo un mensaje en los medios de comunicación social: en lugar de desvanecerse tranquilamente a medida que las provincias pasan de la fase 0 a la fase 1, la costumbre debería terminar con un gran final este domingo 17 de mayo a las 20 horas.

“Para darle un final digno y que los aplausos no se desvanezcan poco a poco, este domingo a las 20 horas, vamos a ofrecer el mejor y más largo homenaje desde los balcones, a todos los trabajadores de la salud y a todos los sectores que han dado su trabajo y esfuerzo, para protegernos y derrotar la pandemia”.