Desde que Jorge Javier ha estado lejos de la Televisión porque estaba de vacaciones, ha seguido llamando la atención por el espectacular y lujoso verano que ha pasado.

El presentador navegó por la isla de Ibiza en un barco de lujo y luego fue al Sha Wellness Center en Alicante para relajarse completamente, lo que “sólo” le costó la friolera de 12.000 euros.


No obstante, cuando volvió a los platós en el pasado mes de Septiembre, se encontró con que la dirección de Mediaset había hecho algunos cambios en Sálvame.

Jorge Javier Vázquez no aprueba al nuevo Tertuliano

La directiva del programa confió a Vázquez la responsabilidad de La última cena, que tampoco decepcionó al presentador, ya que en la primera edición se divirtió mucho participando en esta sección.

Pero más tarde se le comunicó que José Antonio Avilés será uno de los miembros que participará en este espectáculo, por lo que necesariamente tendrá que dialogar con él.

Tal y como podemos recordar en la edición de Supervivientes en la que participó Avilés, se descubrió que había mentido sobre su título, entre otras cosas, lo que provocó que Jorge Javier Vázquez lo atacara como el que más porque no entendía por qué había hecho eso.

A partir de ese momento, la relación entre el presentador y Avilés fue prácticamente nula, pero no sólo eso, sino que cada vez que ambos coincidían en las instalaciones de Telecinco, se enganchaban de una forma monumental porque se culpan mutuamente por todo lo que ha sucedido en el pasado.

El presentador estrella de Mediaset ha mostrado públicamente su insatisfacción con la decisión de incluirlo, pero tampoco puede olvidar que no puede hacer nada al respecto, así que lo que le toca es intentar hacer su trabajo de la mejor manera posible.