Como resultado de los anuncios presidenciales del lunes, la continuación del Gran Premio de Francia de Fórmula 1, incluso a puerta cerrada, parece estar en peligro.

“Los grandes festivales y eventos con gran audiencia no podrán tener lugar hasta al menos mediados de julio.”

Esta frase pronunciada por Emmanuel Macron el lunes por la noche, anunciando un posible desconfinamiento a partir del 11 de mayo, debe haber razonado durante mucho tiempo en la mente de los organizadores del Gran Premio de Francia de Fórmula 1 previsto para el 28 de junio. A pesar de que habían considerado varios escenarios, incluyendo un evento a puertas cerradas, la dirección del evento ahora sabe qué esperar: si se lleva a cabo, el Gran Premio se llevará a cabo en el mejor de los casos frente a tribunas desiertas.


El Gran Premio de Francia se comunicará “en los próximos días”.
Mientras que los promotores anunciaron el martes por la mañana que se comunicarán sobre el tema “en los próximos días”, tres escenarios están surgiendo. El primero es simplemente descartar este gran festival del deporte del motor que iba a marcar el inicio de la temporada de Fórmula Uno, después de que los primeros nueve Grandes Premios fueran pospuestos o cancelados. Eric Boullier, el director del Gran Premio de Francia, ha sido contactado y está considerando esta posibilidad, pero hace unos días no la favoreció. El impacto de la cancelación de los ingresos por venta de entradas será absorbido en gran medida por el seguro y por lo tanto no pondría en peligro el evento a medio plazo. El Grupo de Interés Público ha indicado que las entradas adquiridas serán reembolsadas si la reunión no se celebra.

¿Una carrera a puerta cerrada imposible de organizar debido al cierre de las fronteras?

Eric Boullier, Director del Gran Premio de Francia
La otra posibilidad es mantener el evento, incluso sin espectadores. Una hipótesis planteada por el Director de Deportes de la F1, Ross Brawn, el 9 de abril, hablando de la reanudación del campeonato. “Tendríamos una carrera sin espectadores. No es lo ideal, pero es mejor que ninguna carrera”, dijo el director antes de imaginar el esquema: “Podríamos crear un ambiente cerrado, donde los equipos llegarían en avión fletado, los transportaríamos al circuito asegurándonos de que todos se sometan a las pruebas de detección del virus y que nadie esté en peligro. Pero hay un problema espinoso con esta solución. Emmanuel Macron confirmó que “las fronteras con los países no europeos permanecerían cerradas hasta nuevo aviso”. En estas condiciones, es difícil imaginar que el barnum de la Fórmula 1, procedente de todo el mundo y sobre todo de Gran Bretaña, donde tienen su base muchos equipos, se reúna en el circuito Paul-Ricard en menos de dos meses.

Un posible aplazamiento pero muy complicado de establecer

Tercera hipótesis: aplazamiento. No se excluye porque la dirección de la Fórmula 1 está considerando una reprogramación que podría durar hasta finales de diciembre. Sin embargo, este resultado será muy complicado de llevar a cabo. “Puede que haya, y subrayo el tal vez, opciones para posponer el evento a una fecha posterior, pero por el momento no hemos trabajado en ninguna de ellas. Los gerentes de la Fórmula Uno deberían esperar resolver un verdadero rompecabezas de calendario. Teniendo en cuenta la logística, las limitaciones de cada promotor, las especificidades de cada carrera y su geolocalización va a ser muy complejo. Y nos damos cuenta muy rápidamente de que las opciones, si existen, no son numerosas”, confió recientemente Eric Boullier a Le Figaro.