La relación de Enrique Ponce con Ana Soria pende de un hilo ya que aún no ha firmado el divorcio con Paloma Cuevas. Ha salido a la luz que la pareja no está viviendo su mejor momento tras el mensaje que se ha filtrado. No ha dejado a nadie indiferente.

Una relación bajo el punto de mira

Pasaron meses antes de que el torero y Ana Soria decidieran establecer el curso de su relación. El hecho de que Ponce y Paloma Cuevas anunciaran su divorcio, después de más de 20 años de convivencia, causó una verdadera conmoción en el mundo del corazón.

Con la ruptura se comenzó a descubrir las verdaderas razones por las que la pareja había puesto fin a tantos años.

La famosa pareja era un ejemplo a seguir, pero como en la vida misma, las cosas cambian. Hoy en día, Enrique Ponce está feliz de vivir con Ana Soria, su nueva ilusión, quien sigue estudiando en la universidad debido a la diferencia de edad entre uno y otro.

No es de extrañar que el hecho de que esta relación se iniciara unos meses antes de que el torero confirmara su divorcio haya causado a la pareja muchos dolores de cabeza. Ni los rumores ni las críticas han cesado desde entonces.

Ahora una nueva polémica afecta a la pareja, después de meses de paz, podrían estar pasando por un momento delicado, tras la filtración de un mensaje que nada gustará a Ponce.

Están muy hartos de esta situación

No son pocos los rumores de infidelidad o las críticas sobre la gran diferencia de edad que existe entre ellos, pero esto nunca ha impedido a la pareja hacer grandes progresos en su relación.

Después del gran revuelo que se formó tras conocerse la noticia, decidieron que lo mejor que podían hacer por ellos mismos era vivir juntos. Tal es así que Ana Soria solicitó un traslado de la universidad.

Enrique ponce y Ana soria
Fuente: ABC.es

Pero al final, cada movimiento y cada decisión que toma la joven se termina convirtiendo en noticia, algo de lo que ya está harta. Pero no es sólo ella la que tiene ese sentimiento, sino que también toda su familia que quieren mantenerse alejados de los focos. Su padre está muy enfadado con la situación por la que está pasando su hija. Por eso, a pesar de querer mantenerse fuera del foco mediático, no dudó un instante en confesar que odia que su hija sea la tercera persona en discordia en la fallida relación entre el torero y Paloma.

“No me gusta”, explicó en más de una ocasión. Un mensaje que no ha hecho más que aumentar el ego de Cuevas, quien ha aprovechado para aparecer en los medios en las últimas semanas.