Por muchas pegas que te ponga la vida, cuando alguien ama su trabajo eso se nota en el resultado final, como le sucede a Jordi Cruz.

Este reputado chef español tiene mucha fama nacional e internacional, pero no le ha caído del cielo, sino que ha tenido que trabajar desde muy pequeño para ganárselo. Comenzó a trabajar en cocinar a la corta edad de 14 años, tras estar un poco perdido en la vida y causar algún que otro disgusto a su familia.

Jordi Cruz y Rebecca Lima
Fuente:
ABC.es

Los fogones supusieron un cambio en su mentalidad, disciplina y constancia fue lo primero que aprendió del oficio, y poco a poco se formó hasta ser lo que es hoy. Puso todo su empeño en ser un cocinero excelente, y prueba de ello fue su primer galardón de la estrella Michelin, siendo el más joven en conseguirlo a los 26 años.

Cuando comenzó con el concurso en el año 2013, ya regentaba un aclamado restaurante, pero ha sabido mantener el ritmo y coordinar televisión con cocinar. Sin embargo, pese al incremento de su popularidad, siempre ha preferido mantener su vida personal fuera de los focos.

Aunque sabemos que tiene un noviazgo con Rebecca Lima, poco más se sabe de ellos como pareja, y es que al cocinero le gusta preservar ese aspecto para sus más allegados.

Gracias a la tecnología, hemos podido saber por sus redes sociales, que ama poder cocinar descalzo, siendo este uno de los mayores placeres que guardaba para él, y que ello le hace sentirse libre. Puede que no sea la opción más higiénica, pero ¿quién no cocina descalzo en casa? y con los ricos platos que nos está enseñando a preparar, se lo perdonamos todo.