Durante las más de dos décadas que lleva Belén Esteban en televisión, si a algo ha aprendido es a saber rentabilizarse como producto para obtener cuántas más ganancias económicas sean posibles.

Obviamente, con el paso de los años, y aunque es un personaje con mucho tirón mediático, el foco se pone en los famosos que surgen en el momento, y ella va perdiendo audiencia paulatinamente.

La nueva motivación de la Princesa del Pueblo

Ver esta publicación en Instagram

Hoy he ido a ver @carmela_davila__ os la recomiendo es la mejor😘😘

Una publicación compartida de Belén Esteban (@belenestebanmenendez) el

Por ello, la madre de Andrea Janeiro trata de reinventarse continuamente: anuncios, realitys, libros, canciones, …. Y una larga lista sin fin de ramas que ha tocado la madrileña.

Ahora, quiere explorar al máximo su deseo de ser nuevamente madre a su casi cincuenta años. Por lo que tanto ella como Miguel, están poniendo todo de su parte para lograr cuanto antes quedarse embarazada. Con ello, se sacarían un buen montante, ya que publicarían cada una de las fases desde la gestación hasta después del nacimiento.

No obstante, hasta ahora los intentos no han sido fructíferos, y a corto plazo si no tienen éxito, planean vender a alguna revista del corazón su enlace bajo el rito cristiano.

Y es que, no es sólo lo que Esteban diga o haga para salir ella frente a las cámaras, pues lo que más desean los espectadores es ver las reacciones de sus archienemigos más clásicos como Toño Sanchís, Olvido Hormigos o Jesulín de Ubrique.

Además, una tercera posibilidad que hay en el tintero es que la de Paracuellos del Jarama fuera el centro de un reality que enseñara a la audiencia como es su día a día y el de sus allegado. Se trataría de una especie de Gran Hermano pero con ella como única protagonista y pudiendo salir al exterior.

Belen Esteban
Fuente:
Libertad Digital

Pero todo parece apuntar a que, Belén prefiere primero intentar las opciones que menos invaden su intimidad, y si no sale la cosa como ella desea, entonces ejecutar la última variente.