Mercadona ha lanzado una semana de cuatro días como “medida excepcional” para proteger al personal contra el coronavirus.

Haciéndose eco de la campaña de Jeremy Corbyn para las elecciones generales de 2019, el personal de la cadena de supermercados trabajará sólo 36 horas a la semana, nueve horas al día.

El fundamento de esta medida progresiva es reducir el contacto entre el personal y los clientes y, al mismo tiempo, minimizar el impacto en la productividad.

El nuevo programa entró en vigor el 4 de mayo y se aplicará durante la duración de la pandemia COVID-19.

Se probó primero en un grupo de 24 tiendas, pero ahora se ha desplegado en todos los puntos de venta de Mercadona.

Los equipos han sido estructurados de manera que dos tercios de la fuerza de trabajo de un supermercado está de guardia, mientras que el otro tercio está descansando.

Mercadona indicó que el personal podía trabajar un máximo de 10 horas si su turno cae en el día anterior o posterior a un día feriado nacional o regional.

Los nuevos turnos son de 06:00 a 15:30 con un descanso de 30 minutos y de 10:00 a 19:30 con un descanso de una hora.

Los descansos escalonados permitirán a los miembros del personal tomar una distancia social entre ellos.

Los nuevos equipos serán anunciados cada jueves.

Los funcionarios que, por razones familiares o de otro tipo, no puedan trabajar en los nuevos equipos pueden “llegar a un acuerdo” con Mercadona, se entiende.

Las discusiones para cambiar los horarios del personal involucraron a los sindicatos CCOO y UGT, que forman el comité inter-centros.