La presentadora de Viva la Vida, Emma García, ha recibido muchas críticas hacía su persona durante estas semanas por defender a José Antonio Avilés después de todo lo destapado sobre su forma de actuar.

El colaborador aceptó participar en la última edición de Supervivientes para conseguir su gran objetivo que no era otro que una silla en Sálvame, pero el tiro le ha salido por la culata. Ahora podría perder su trabajo y, lo que es más, nadie confía en él.
aviles viva la vida
Este fin de semana, Emma García lo volvió a entrevistar. El colaborador conectó en directo a través de una videollamada. Todavía está en Honduras esperando a ser repatriado. Cuando llegué tendrá que pasar por un tercer grado, lo cual es cada vez más difícil para él. Muchas personas ya han presentado una queja contra él. Le ha confesado la verdad a Jorge Javier Vázquez. Empezó con una pequeña mentira, pero la bola iba creciendo y no sabía cómo detenerla. Ni siquiera era verdad que tenía la carrera de periodismo.

José Antonio Avilés empezó a sollozar para que Emma García y sus compañeros de programa se compadecieran de él. Avilés se esconde en su difícil infancia cuando revela que fue acosado:

No estoy bien y más hablando contigo, jamás pensé que mi vuelta a mi programa sería así.

Avilés seguía justificando su antitud totalmente roto:

La única culpa es mía, José Antonio. Estoy muy avergonzado por todo esto porque creo que mi programa se ha comido cosas que no debería haber comido, quiero agradecer al programa y a todos mis compañeros porque han luchado contra todos y es justo reconocerlo y agradecerles e incluso disculparme.

Emma le recordó que había hecho daño a algunas personas, a lo que Avilés contestaba:

Causé mucho daño, pero nunca quise hacerlo.

Incluso recordaba algo que le dijo su ex pareja:

Frena y busca ayuda. Me tendió su mano y me acompañó al psiquiatra y al psicólogo. Esa persona hoy no está en mi vida, quizás, por todo esto. Tengo muchos miedos y muchos demonios con los que no puedo vivir. Para mí es un alivio que todo se sepa. Todo comenzó en la escuela cuando tenía seis años. Fueron los años más duros de mi vida. En sexto curso, era una persona bastante afeminada y regordeta. La gente no entendía eso. Me pegaban todos los días, no sólo en la escuela. Salía a la calle y la misma gente me buscaba. No tenía amigos chicos porque les tenía miedo.


Durante ese tiempo, su familia se convirtió en su principal apoyo:

Mis padres lucharon contra viento y marea para sacarme de esa escuela. Fue entonces cuando dejé la escuela de mi pueblo. Mi vida paralela comenzó a desarrollarse. Llega un momento en el que tienes que crear otra persona a la que peguen y hieran.


La intervención de Avilés ha levantado un polvareda de críticas pero si ha habido una que ha sobresalido por encima de todas ha sido la de la Asociación de Víctimas contra Bullying que ha critica con gran dureza a la presentadora y a todo el programa por permitir esta conexión y todo lo dicho por el tertuliano que, una vez más, como dicen en las redes sociales, parece burlarse de la gente que realmente está viviendo una situación como esta:

  • Menuda vergüenza Emma.
  • No se como podéis emitir esto.