El confinamento no podría haber puesto a Kiko Rivera y a su familia en una situación peor. Los problemas ya eran evidentes antes de que apareciera el Covid-19, y ahora tienen incierto su viabilidad económica.

Hace unas semanas, el DJ admitió que vivía de los ingresos generados por las ayudas del gobierno español, que le daban un salario de 700 euros al mes para vivir.


Kiko Rivera se ha arruinado por la mala gestión de sus ingresos y ahora vive de los bolos que hacía (que se esfumaron con el virus) y de lo que su mujer obtiene de sus apariciones puntuales en la televisión.

¿Números rojos?

Lo que les ha pasado ya se podía intuir hace tiempo. Él mismo admitió que ahora se está gestionando mejor, pero que hace mucho tiempo gastaba sin importar cuánto y llegó a desvelar que gastó casi 250.000€ en un mes.

Su antigua vida, solo le llevo a malgastar el dinero. Esto significa que ahora tiene que cambiar completamente su estilo de vida.
kko rivera e isabel pantoja
No obstante, parece que Kiko Rivera no es el único que experimenta dificultades financieras en la familia. Su madre, Isabel Pantoja, también está pagando caro el confinamiento, ya que su contrato con Telecinco peligra.

Si esto fuera poco, parece que a la Pantoja podría darle miedo a salir a la calle por temor a infectar a su madre y su vuelta al trabajo no parece estar cercana, lo que podría causarle graves problemas económicos.