La pequeña del clan Carrasco, Rocío Flores, participante de la actual edición de Supervivientes, ha demostrado durante su concurso en este programa que ella no le guarda ningún tipo de rencor hacia su madre, y que desea una reconciliación con ella.

Los concursantes del reality antes de abandonar Honduras han llevado a cabo el tradicional ritual con fuego en el que queman sus deseos más anhelados, para que estos se hagan realidad, y sus terrores más profundos, con el objeto de que no se efectúen.

Fuente:
Libertad Digital

Los telespectadores han quedado asombrados cuando la hija de Antonio David ha desvelado que deseaba volver a ver a su madre y hablar con ella, pues aunque es conocido por todos que hace años que no tienen relación, ni siquiera por teléfono, nadie esperaba que ese deseo tan arraigado en ella se revelase.

Madre e hija tuvieron disputas familiares que las llevaron a romper irremediablemente la relación que mantenían, hasta el punto de que la nieta de “la más grande” vive con su padre y no ha visto desde hace años a su progenitora.
Por su parte, el exguardia civil, ha entendido la postura de su amada hija desde un principio e incluso se ha alegrado de que quede la puerta abierta a un reencuentro entre ambas, cosa del todo comprensible pues no hay que olvidar que se trata de una chica de apenas 23 años, por lo que es del todo normal que añore tener momentos con su madre. La propia Rocío, ha dicho en el concurso que para ella su segunda madre es la pareja de su padre, pero aun así, era de esperar que más pronto que tarde, se produjese la deseada reconciliación.

La nieta de Ortega Cano, ha mostrado mucha madurez para su edad, siempre ha procurado con entereza y respeto no dar más explicaciones de las necesarias sobre el tema de su nula relación con su madre, sin embargo, parece que el periodo en los cayos le han hecho hacer una reflexión introspectiva y ver que quizá era hora de llevar a cabo un acercamiento e intentar tener una relación con Rocío Carrasco.

Es de esperar que el más que deseado reencuentro se haga a puerta cerrada fuera de televisión, pues la hija de Rocío Jurado y Pedro Carrasco lleva años casi sin aparecer en los medios del corazón, lo que es innegable es que todos estamos deseando saber que se ha hecho y que ambas partes vuelven a sentirse unidas, dejando su tormentoso pasado atrás.