Solían salvar a los refugiados de los mares, pero ahora los rescatadores españoles están usando su experiencia para ayudar a combatir la pandemia de coronavirus.

Voluntarios de la ONG Proactiva Open Arms están llevando a los hospitales a los pacientes que dan positivo en las pruebas del nuevo coronavirus y ayudando al personal de las residencias de ancianos, donde han muerto miles de frágiles ancianos.

La ONG también trabaja con refugiados e inmigrantes sin hogar para tratar de encontrarles una vivienda.

“Dicen que este virus es ciego y que afectará a todos por igual, pero esto no es cierto”, dijo Mar Sabe, un voluntario de Al Jazeera.

“Cuando vives en las calles y no tienes un lugar seguro para vivir, entonces es mucho más probable que te contagies con este virus”.

Mar Sabe trabaja en la búsqueda de lugares de estancia para adolescentes refugiados y migrantes, que son proporcionados por las autoridades locales.

También está ayudando al personal de la residencia de ancianos a examinar a los residentes ancianos para detectar el virus.

“Vemos personas en algunos hogares de atención donde el personal casi no tiene equipo de protección y otros donde están bien protegidos”, dice.

“Algunos de los residentes vivieron la Guerra Civil Española y la dictadura del General Franco, por lo que han pasado por momentos difíciles”, dijo.

Proactiva Open Arms fue lanzada en 2015, en el momento álgido de la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Decenas de miles de refugiados trataron de escapar de los horrores de la guerra civil siria huyendo a Europa a través del Mar Mediterráneo.

Con la ayuda de una donación de un yate de Livio Lo Monaco, un empresario italiano filantrópico que hizo su fortuna vendiendo colchones, la organización benéfica comenzó a reunir a personas que cruzaban en barcos improvisados de Turquía a Grecia y de Libia a Italia.

Sin embargo, tras el inicio de la pandemia de coronavirus, la organización de rescate se centró en la crisis más cercana y comenzó a trabajar con las autoridades sanitarias de Barcelona, donde tiene su sede.

“Estamos acostumbrados a tratar un problema en el mar, ayudando a los migrantes en dificultades”, dijo a Al Jazeera Gerard Canals, director de operaciones de Proactiva Open Arms.

“Es diferente, pero al mismo tiempo, son dos emergencias en las que la vida de las personas está en peligro. Queríamos ayudar”.

La organización también participa en un programa de pruebas de hidroxicloroquina, un fármaco antipalúdico que, según algunos expertos, ayuda a los pacientes a recuperarse del coronavirus.

Los médicos chinos dijeron a principios de este mes que el fármaco ayuda a los pacientes a recuperarse más rápidamente de la neumonía, la tos y la fiebre.

Mientras tanto, a pesar de la imposición por parte de España de uno de los bloqueos más drásticos del mundo el mes pasado, los refugiados e inmigrantes siguen intentando llegar a España por mar desde África.

Desde la imposición del estado de emergencia el 14 de marzo, los guardacostas han acogido a 745 personas, incluyendo 551 en las Islas Canarias, según las cifras publicadas el lunes por el Ministerio del Interior español. Esto representa una disminución del 34% en comparación con el mismo período de 2019.

Paloma Favieres, directora de política de la Comisión Española de Refugiados, dijo que la gente que intentaba llegar a España por mar se encontraba ahora en una especie de limbo.

“Tras el inicio del estado de emergencia, nuestro gobierno no ha intentado devolver a los migrantes que quiere expulsar porque sus países han cerrado sus fronteras”, dijo a Al Jazeera.

“La mayoría de los centros de detención de migrantes han sido cerrados para prevenir la infección, pero no todos. Por lo tanto, la condición de estas personas es variable”.

El Sr. Favieres dijo que en Melilla, territorio español del norte de África fronterizo con Marruecos, se mantenía a unos 1.600 migrantes en un centro destinado a 782 personas.

Sin embargo, dijo que se esperaba que el centro cerrara pronto.

CEAR, Oxfam y cerca de 200 organizaciones que representan a refugiados e inmigrantes pidieron al gobierno español que acelere el proceso legal que permitiría tramitar 40.000 solicitudes de asilo pendientes.