Varios clubes de la primera división de Francia, la Ligue 1, han anunciado que apelarán la decisión de abandonar la temporada de fútbol 2019-20.

El primer ministro Edouard Philippe anunció el martes que los grandes eventos deportivos, incluidos los que se realizan a puerta cerrada, no se permitirán en el país hasta septiembre.

“La temporada 2019/20 del deporte profesional, incluido el fútbol, tampoco podrá volver”, dijo Philippe, hablando en el Parlamento sobre las últimas medidas adoptadas por el país durante la pandemia de COVID-19.

El jueves, la Liga Francesa de Fútbol (LFP) anunció que la clasificación final se basará en una relación de puntos por partido.

Esta decisión significa que el París Saint-Germain ha sido declarado campeón de la Ligue 1 por tercer año consecutivo, y que el Lorient se ha coronado campeón de la Ligue 2 y será ascendido a la primera división con el Lens en segundo lugar.

El PSG ha declarado que desea dedicar este título al personal sanitario y a todos los héroes cotidianos de la primera línea.

Mientras tanto, Amiens y Toulouse han sido relegados a la Ligue 2.

Sin embargo, ambos clubes, junto con el Olympique Lyonnais, han anunciado que se reservan el derecho de apelar la decisión. Didier Quillot, director general de la LFP, reconoció que los clubes podían apelar la decisión, pero confirmó que su decisión era sólida.

La Federación Francesa de Fútbol (FFF) ya había decidido acabar con todo el fútbol amateur en Francia, así como con los campeonatos nacionales de Nationale 3 y Nationale 2.

La temporada de fútbol profesional en Francia estaba suspendida indefinidamente desde el 13 de marzo. La LFP había mencionado anteriormente el 17 de junio como posible fecha de inicio, mientras que la FFF esperaba anunciar las fechas de las finales de la copa de hombres y mujeres en un futuro próximo.

Sin embargo, la LFP confirmó su intención de comenzar la temporada de la Ligue 1 y 2 de 2020-21 el fin de semana del 22 y 23 de agosto a más tardar.

No hay fútbol europeo por primera vez en casi 25 años
La decisión de la LFP significa que el Lyon, que fue quinto una semana antes de la última jornada, terminará séptimo, y fuera de la competición europea por primera vez desde 1996-97.

“El Olympique Lyonnais se reserva el derecho de apelar contra esta decisión y reclamar daños y perjuicios”, dijo el club en un comunicado.

Los daños para el club ascienden a varias decenas de millones de euros. Según Lyon, la posición del gobierno francés no parece imponer un final prohibitivo a la temporada de fútbol.

El club también dijo que había propuesto que la liga francesa estudiara una solución alternativa para permitir que la competición terminara de acuerdo con las propuestas de la UEFA sobre el mérito deportivo, como los play-offs.

El Lyon todavía estaba compitiendo en la Liga de Campeones de la UEFA 2019-20 cuando el juego fue detenido el 1 de abril.

Mientras tanto, el Lyon estaba en la primera división femenina cuando se suspendió el juego, pero no se ha anunciado ninguna decisión sobre si el título será otorgado o no.