Kiko Rivera y su hermana Isa P. parece que finalmente han hecho las paces tras unos meses de una tensión irrespirable entre los miembros de la familia Pantoja.

La cuarentena les ha puesto a cada uno en su lugar, por lo que ambos se han estado cuidando durante estos complicados días. El hijo de Isabel Pantoja ha mostrado su preocupación por la lesión que sufre su hermana, al igual que Isa también ha estado pendiente del futuro del DJ y su carrera profesional.

Y es que Kiko Rivera está muy puesto en las redes actualmente, y está tratando de explotarlas al máximo posible. Sin ir más lejos, el pasado 23 de mayo, se propuso el reto de lograr pasar 24 horas sin dormir y sin parar de pinchar música hasta el día siguiente, y aunque no lo logró, sí que estuvo al rededor de 16 horas pinchando hasta que tuvo que abandonar por problemas de salud.

El hermano de Isa Pantoja realizó el reto en su cuenta de Twitch, al igual que también se retransmitió en directo a través de la emisora de Loca FM. Aunque hay una cosa que es bueno recordar, y es que al contrario de lo que muchos podrían pensar, el reto no iba destinado a aumentar el número de seguidores del DJ, sino que el objetivo principal fue el de recaudar fondos destinados a la campaña de Natalia Sánchez y Marc Clotet para encontrar una vacuna contra el coronavirus.

Al hijo de Isabel Pantoja se le pudo ver muy entusiasmado con este desafío, sobretodo por la complicada situación que afecta a personas de toda España y el mundo entero. Kiko mostró su completo apoyo a quienes de una forma directa o indirecta han sufrido las consecuencias del coronavirus.

Como no podía ser de otra forma, Kiko Rivera contó con el apoyo unánime del resto de integrantes de la familia y se estuvo preparando para ello. Así lo explicaba días antes de comenzar el desafío:

“Sólo iré al servicio cuando lo necesite y seguiré las directrices de los nutricionistas y psicólogos que me ayudan con este desafío.”

Y es que no es nada fácil poder aguantar tantas horas seguidas sin parar de pinchar música, para lograr su objetivo, se necesita de una mínima preparación física como también de “ayuda psicológica”. El hermano de Chabelita ha pasado por unos meses difíciles, como todos los demás, y esta acción, aunque no logró terminar las 24 horas por problemas de salud, le ayudó a experimentar un pequeño alivio.