Sería “inaceptable” que el gigante farmacéutico francés Sanofi diera prioridad al mercado de EE.UU. si desarrolla una vacuna Covid-19, advirtió un ministro francés.

La Viceministra de Finanzas Agnès Pannier-Runacher respondió a los comentarios del Director General de Sanofi, Paul Hudson, quien dijo que el gobierno de los Estados Unidos tiene derecho a hacer el mayor pedido anticipado porque ha invertido en la toma de riesgos.

Muchos laboratorios en todo el mundo están involucrados en la búsqueda de una vacuna de Covid-19.

Por lo general, el desarrollo de una vacuna lleva años.

A principios de este mes, la UE presidió una cumbre mundial en línea para impulsar la investigación sobre el coronavirus y obtuvo compromisos por valor de 8.000 millones de dólares de unos 40 países y donantes. Los fondos se destinan al desarrollo de una vacuna contra el coronavirus y a tratamientos para el Covid-19.

El Reino Unido fue co-anfitrión de la cumbre, pero los Estados Unidos y Rusia no participaron.

El jueves, el jefe de Sanofi en Francia, Olivier Bogillot, dijo que el objetivo es poner esta vacuna a disposición de los Estados Unidos, Francia y Europa al mismo tiempo.

En el canal de noticias francés BFMTV, dijo que esto sólo sería posible “si los europeos trabajan tan rápido como los americanos”, y añadió que el gobierno estadounidense se había comprometido a gastar “varios cientos de millones de euros”.

La investigación de Sanofi sobre la vacuna Covid-19 está parcialmente financiada por la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de los Estados Unidos.

Pero en los últimos años, Sanofi ha recibido decenas de millones de euros en créditos fiscales del gobierno francés para apoyar su investigación.

El mes pasado, Sanofi también se asoció con la compañía británica GlaxoSmithKline (GSK) para trabajar en una vacuna, aunque los ensayos aún no han comenzado.

El jefe de investigación de vacunas de Sanofi, John Shiver, dice que “estamos utilizando la tecnología existente que fue diseñada para la gripe, y aplicándola al nuevo virus que causa la enfermedad Covid-19.

Sanofi dice que GSK proporcionará su tecnología adyuvante, un ingrediente añadido para mejorar la respuesta inmunológica, reducir la cantidad de proteína de la vacuna necesaria por dosis y mejorar las posibilidades de proporcionar una vacuna efectiva que pueda ser fabricada a escala.

Se espera que la vacuna candidata entre en ensayos clínicos en la segunda mitad de 2020 y esté disponible en la segunda mitad de 2021.