El año 2020 no va a ser recordado por Rocío Carrasco por los buenos momentos que ha vivido la empresaria, si no más bien por todo lo contrario, pues en medio de toda la polémica por las discusiones familiares de Rocío con sus tíos, hermanos e hijos, ahora se ha sumado una información que no le va a gustar nada que se haya filtrado.

El magazine Lecturas anunciaba hace tan sólo unos días que, Carrasco estaba en medio de una complicada situación económica y que ella misma temía que acabasen con el hogar que comparte con Fidel Albiac embargado por la crisis monetaria que sufre el matrimonio.

Rocío y Fidel contra la espada y la pared por no pagar

Debido a las deudas que la pareja había contraído, la sobrina de Amador Mohedano comenzó a trabajar para RTVE junto a Boris Izaguirre para mejorar algo sus cuentas corrientes, pero debido a que finalmente el programa ha tenido menos capítulos por la poca audiencia, se han visto abocados a una situación comprometida.

Tampoco ayuda el que, debido al coronavirus no hayan podido estrenar el musical que versa sobre Rocío Jurado, pues ellos eran los principales inversores y no están obteniendo ganancias de ello, así que su liquidez escasea.

Pero no sólo eso, si no que Fidel tiene una deuda con el fisco español de 150.000 € por no haber satisfecho el montante del IRPF del año 2015, crédito que lleva arrastrando desde ese momento y que ahora les apremia saldar, pues ya les han advertido que si no encuentran una carta de pago en breve les mandarán a embargar su vivienda habitual.

A todo esto se añade el hecho de que, desde que Rocío se convirtiera en la heredera universal de su madre, no ha finalizado de costear la suma correspondiente al impuesto de sucesiones, pues aún faltan 1,5 millones de euros, cuantía desde luego nada baladí, y que ya provocó que el Estado le confiscara parte del patrimonio mobiliario que heredó.

rocio carrasco mohedano
Fuente: El País

Todo esto, justifica que el matrimonio consolidado en 2016, haya decidido tratar de cobrar cuanto antes el importe de 80.000 € que Antonio David les adeuda por la manutención de sus hijos en común, y que se hayan dispuesto a demandar a cualquiera que hable mal de ellos para intentar paliar los efectos económicos a través de recibir indemnizaciones por el Juzgado.