Varias semanas hace ya desde que, Kiko M. y su ex mujer, Makoke, comenzaran una guerra frente a los medios por el distanciamiento entre el empresario y la hija que tienen en común, y que supuestamente estaba causada por los problemas y discordancias entre Anita Matamoros y la actual pareja de su padre, Marta López Álamo.

Desde ese momento, a través de los programas de televisión en que cada uno trabaja, no han parado de tratar de echar por los suelos al otro con unas presuntas vivencias del pasado, provocando un ciclo incesante de declaraciones, pues uno decía algo y el otro contestaba rápidamente a través de los medios.

La lucha encarnizada que se avecina entre Matamoros y Makoke

makoke
Fuente: Telecinco

Sin embargo, muchos han comenzado a apuntar que a los dos les conviene mantener estas discusiones, pues así consiguen estar de actualidad, lo que repercute positivamente en la economía de los dos, y ya se empieza a rumorear con que la prensa está negociando una exclusiva millonaria con ellos para que cuenten todo lo que hasta el momento se han guardado bajo la manga.

Todo parece indicar que, será Kiko Matamoros quién dé en primer lugar su visión de las cosas, y aunque en anteriores ocasiones ya ha hablado sobre ella en revistas y platós, nunca habían mantenido unas discusiones tan fuertes como las vividas en los últimos tiempos, así que se espera que dé grandes titulares que no dejen a nadie indiferente y menos aún la cifra de más de seis ceros que se va a embolsar por contar todo acerca de la ex modelo.

Ajena a todo esto en cierta medida, tan sólo hace unos días atrás, los reporteros vieron cómo Makoke disfrutaba de la compañía de sus hijos y una amiga en un bar de la capital, y al ser preguntada por Kiko dijo lo siguiente:

No quiero hablar de eso, gracias.

makoke
Fuente: Europa Press

Al parecer, su experiencia ante las cámaras le dice que es mejor zanjar el tema, no causar más revuelo y aplacar el temperamento del hermano de Coto Matamoros, pues si prosiguen con su rifirrafe durante mucho más tiempo, acabarán diciéndose cosas feas de las que nunca podrán retractarse, así pues lo mejor será que ella ceda y solo conteste en su trabajo a este tema.