La mayoría de rostros conocidos tienen claro que, la popularidad es algo efímero, un día estás en lo más alto y al día siguiente nadie te recuerda.

Por ello, en cuanto ganan seguidores, aprovechan todo lo que pueden el momento, y así ha sucedido con Antonio David Flores.

El ex guardia civil participó en la séptima edición de Gran Hermano VIP, antes de lo cual llevaba un tiempo retirado dedicado al cuidado de sus hijos. Durante su paso, fue su hija Rocío quien llevó su defensa en plató, empezando a rodar por el mundillo televisivo pese a sus reticencias iniciales.

Rocio Flores
Fuente: Telecinco

No obstante, este año la joven ha sido parte del elenco del programa de supervivencia grabado en los Cayos Cochinos, posicionándose como una de las preferidas del público. A esto ayudó claramente la polémica con su progenitora y que la gaditana se mostrara siempre sincera y natural ante los focos.

Ahora, todos los espacios quieren su colaboración y que les otorgue entrevistas, pues saben que los índices de audiencia se disparan con su aparición en pantalla, aunque también triunfa en redes.

Por ello, aconsejada por su padre que sabe que ha de buscar un trabajo algo más estable que la televisión, se ha puesto en manos de Agustín Etienne para que sea su agente, y así explotar del todo ambas facetas.

Ver esta publicación en Instagram

Reencuentro con el mejor 💡🖤 @agustinetienne

Una publicación compartida de Rocio Flores (@rotrece) el

Rocío sueña con conseguir ser una de las grandes influencers del país, pudiendo llegar a embolsarse 20.0000€ mensuales, para lo que sabe que habrá de trabajar duro, pero todo apunta a que lo conseguirá pues apenas ha comenzado su carrera y ya cuenta con más de 500.000 followers en una red social.

La joven aspira a lo más grande, llegando a superar la popularidad de sus progenitores o incluso la de su propia abuela materna, Rocío Jurado, quien en su época fue de las famosas mejor cotizadas.