El programa culinario de TVE MasterChef está más de moda que nunca. Sin mucha competencia, la 8ª edición del concurso de talentos culinarios más difícil está creciendo en cuota de pantalla y audiencia.

Cada semana marca un nuevo máximo de audiencia. Esta vez alcanzó el 23% y superó la marca de los 3 millones con 3.119.000 espectadores. 13 puntos por encima de la oferta que ofrecía Telecinco o hasta 15 puntos por encima de la oferta de Antena 3. Sin lugar a dudas, MasterChef es el rey de los lunes.

masterchef
masterchef

La audiencia ya se han convertido en seguidores de los concursantes, uno de los castings mejor elegidos de todas las ediciones de personas no conocidas, y en este tipo de concursos, al haber menos concursantes, la audiencia aumenta. Tanto TVE como Shine Iberia están muy satisfechos con el resultado de su apuesta.

MasterChef está muy asentado en el ente público y es agradable tener los mismos jueces después de 8 años y 20 temporadas de emisión. Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo forman un equipazo insuperable. El trío se complementa perfectamente y se puede ver que están muy bien sintonizados entre sí.

La edición anónima del año pasado sufrió un bajón de espectadores, pero ésta ha demostrado que fue un error en la programación de la parrilla del año pasado. TVE pensó que era una buena idea dejar descansar el programa durante la semana de Pascua y luego emitirlo directamente contra el debate de las elecciones generales que abrumó a la audiencia, dejando el concurso de talentos en un bajo 7%. A partir de entonces, no se recuperó y los datos de audiencia giraron en torno al 13% y 15%.

En esta ocasión, después de dos temporadas sin la presencia de Eva González, se demostró que un presentador en el espacio era absurdo. Los jueces pueden manejar perfectamente el programa y se vuelve más agradable y placentero. De hecho, como se dijo en su momento, la versión española del concurso de talentos era la única que lo tenía.