Sin duda una de las concursantes que más juego está dando tanto dentro como fuera del reality está siendo Ana María Aldón.

Su concurso ha estado lleno de polémicas, sobre todo cuando nadie comprendía por qué en un principio no defendía a Rocío Flores ante los ataques de Yiya. Pero parece que esa etapa ya es agua pasada y la mujer de Ortega Cano ha sabido reconducir la situación y ahora se lleva a las mil maravillas con la hija de Antonio David Flores y está disfrutando más que nunca de Supervivientes.

La diseñadora está luchando como la que más por superar todas las pruebas, incluso llegó a raparse la cabeza para poder degustar un rico cocido.
ortega cano y ana maria aldon
Ana María tiene muy presente a su familia que es la que le hace sacar fuerzas de flaqueza incluso en los peores momentos. El desgaste de la competición y la falta de alimento están poniendo a todos al límite y esto puede provocar que en ocasiones se discuta por cosas que no tienen la mayor importancia como por ejemplo la discusión que tuvo con Hugo Sierra cuando estaban pescando.

Este pequeño rifi rafe no le evitó disfrutar de su cocido y mientras se lo comía no pudo evitar recordar a su familia y emocionarse:

Espero que mi familia me esté disfrutando como lo estoy disfrutando yo.

Algo que le preocupa mucho a Aldón es saber si a su marido le habrá gustado nuevo corte de pelo ya que siempre la ha visto con melena.

Sus compañeros al verla tan agobiada se acercaron e intentarlo consolarla. Incluso Avilés que todavía no había sido expulsado de la isla le dijo que su nuevo look le queda muy bien. Aunque Ana María seguía sin estar muy convencida por lo que pasará cuando regrese:

Yo no me veo, mi entorno no me ha dicho nada. Bueno, Rocío sí pero la opinión de mi marido es muy importante.