El gobierno español anunció el lunes las provincias que pasarán a la siguiente fase.
Madrid y Barcelona permanecerán en la fase cero del plan nacional, que prevé el levantamiento gradual de las restricciones de cierre en toda España, mientras que algunas de las islas pasarán a la fase dos.

Toda la región de Valencia y Andalucía pasará a la fase 1 del plan el lunes 18 de mayo, mientras que partes de Castilla y León permanecerán en la fase 0.

El estado de cada una de las provincias españolas a partir del lunes se muestra en un mapa interactivo producido por el gobierno español.

Las islas de La Gomera, El Hierro y La Graciosa en las Islas Canarias y la isla de Formentera en las Islas Baleares pasarán a la fase 2 del plan. Hace dos semanas, estas provincias fueron las primeras en adoptar la fase 1.

En la fase 2, se permiten las grandes reuniones -de diez a quince personas- y se permite la apertura de grandes locales comerciales a los clientes, aunque todavía hay que mantener las medidas sociales y de higiene.

La petición de Madrid de pasar a la fase 1 ha sido rechazada por las autoridades sanitarias, que insisten en que la epidemia todavía no ha cumplido las condiciones para una mayor relajación de las restricciones.

“La evolución de la pandemia es muy favorable, pero la región de Madrid empezó con muchos más casos que otras regiones”, insistió Fernando Simón, jefe del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, anunciando los nuevos avances en una conferencia de prensa televisada el viernes por la noche.

“Pero aún así, sigue siendo la región con el mayor número de casos diarios, junto con Cataluña. La región de Madrid debe permanecer en la fase 0 por una semana más como medida de precaución”, dijo.

Sin embargo, como parte de un compromiso, Madrid y Barcelona verán una relajación de ciertas restricciones en lo que se ha llamado la fase 0.5, que permitirá a los pequeños negocios abrir sin necesidad de citas previas.

Pero las terrazas de los restaurantes y bares permanecerán cerradas en ambas ciudades y las reuniones entre amigos y familiares tendrán que esperar al menos otra semana.

Esto significa que el 70% de España ya ha pasado la fase preparatoria, mientras que 14 millones de empresas permanecen en la fase cero.