Hace tan solo unos días, veíamos como dos grandes amigos, Belén y Jorge Javier, tenían una bronca en directo hasta el punto de que la madrileña acabó llorando y con un disgusto muy grande.

Esteban acudía a las instalaciones de la cadena para regresar tras más de tres meses encerrada en su vivienda. Ella era todo alegría y gozo hasta que la entrevista comenzó, y se tocaron algunos temas conflictivos.

Jorge Javier y Belén Esteban
Fuente: Mediaset

En cuanto a la Princesa del Pueblo le preguntaron por cómo había vivido el aislamiento, se desató el caos. La madre de Andrea Janeiro dio su opinión sobre cómo había gestionado el Gobierno la situación, haciéndoles una crítica bastante dura, a lo que el presentador no se pudo callar. Jorge Javier que es de izquierdas, confesó que no estaba de acuerdo con lo que ella decía, y que si hubiéramos tenido otro partido al frente no hubiera sido igual, repechándoselo a la copresentadora.

Ambos acabaron encendiéndose y la bronca llegó a tal magnitud que, la ex gran hermana se fue a casa entre sollozos. Al llegar a su hogar la esperaban su hija y su marido, quienes la calmaron pues por la diabetes que padece no le vienen bien esos sofocos. Además, a Belén le viene bien el reposo y el apaciguamiento, ella misma ha relatado que desea volver a estar en cinta y los sobresaltos no ayudan.

Por ello, en familia acordaron que la matriarca habría de valorar si abandonar definitivamente ese espacio y ver otras posibilidades laborales o incluso retirarse del foco mediático.

Días después, y ya en el plató del diario, Vázquez le decía:

Se pensaban que te ibas a ir a otro programa, ¿Se te ha pasado por la cabeza irte?.

A lo que ella respondía que sí, y que había recibido propuestas en otras ocasiones que quizás ahora podría valorar más seriamente. Con ello recobran fuerza las habladurías de hace un año aproximadamente, en las que se decía que Esteban iba a ser parte del elenco del programa Viva la vida.

Belén Esteban
Fuente: Telecinco

Por su parte, la hija de Jesulín estaría disgustada por la situación que atraviesa su progenitora, y considera que tiene que tomar la decisión que crea que la va a aportar mayor sosiego y felicidad.