Hace tan sólo unos días atrás, la ex de Jesulín volvía a aparecer en el plató de Sálvame para terminar comentando una buena noticia con todos sus compañeros y el público, pues estaba tan pletórica por haber logrado su meta, que deseaba gritar a los cuatro vientos su felicidad.

Y no era para menos, pues la noticia que les tenía preparada Belén, era un bombazo relacionado con su propia vida privada, e iba a alegrar a sus colegas de profesión más allegados.

Belén Esteban comparte sus buenas vibraciones a través de la televisión

Belen Esteban
Fuente: HOLA!

Sin duda, muchos recordarán como Esteban ha estado en los últimos años enredada en una serie de procedimientos judiciales largos y tediosos contra Toño Sanchís, todo ello con el fin de recuperar el dinero que su ex representante se había quedado indebidamente mientras trabajaba para ella.

Ante la falta de pago de Sanchís, el Juzgado decretó que se pusiese en subasta pública la vivienda que éste poseía, y como la madre de Andrea Janeiro quería asegurarse el cobro de la deuda, en una jugada inusitada, pujó por este inmueble y terminó adquiriéndolo.

Sin embargo, cuando entró a la morada se percató de que anterior dueño la había dejado totalmente abandonada, pues habían excrementos, pintadas, muebles rotos, comida putrefacta, y una larga lista de inconvenientes; por lo que, Belén tuvo que contratar una empresa e invertir más dinero para adecentarla y poder venderla, pues este era su plan.

Y como ella misma ha relatado, su plan ha surtido efecto:

He vendido la casa de Toño, la dejé preciosa y ya tiene un comprador que ha firmado los papeles. Quería compartirlo con vosotros por que sé que os alegrareis y yo estoy super contenta.

Tras esto, la madrileña confesaba que Sanchís aún le debe parte del dinero, pues con la casa no saldó la deuda, pero que la venta de la casa le había alegrado muchísimo, y que si sus compañeros querían, después de terminar la jornada les invitaba a un piscolabis.