La semana anterior saltó un nuevo escándalo sobre la familia Rivera Pantoja, pues Kiko Rivera aseguró que había encontrado ciertas irregularidades a la hora del reparto de la herencia de su difunto padre y que pensaba investigarlas para saber qué había sucedido.

Al parecer todo comenzó unas semanas atrás, cuando tras haberle implorado a su madre que se desprendiesen de Cantora por los gastos que implica mantener una hacienda de esas dimensiones, esta se negó en rotundo pese a que toda la familia Pantoja atraviesa una grave crisis financiera.

El interior de Cantora destapado

casa
Fuente: Hola!

A principio Kiko pensó que se trataba de algo más sentimental el hecho de que Isabel no cediera, pero ha tratado de recopilar el por qué de la negativa de su madre, y a encontrado cosas que no le gustan para nada.

Con la muerte del torero Paquirri, Isabel se quedó con un 51% de la propiedad mientras que el hijo del matrimonio con el otro 49%, y hasta ahí todo sería legal, pero Rivera se ha dado cuenta de que su madre le ha mentido en diversas ocasiones.

finca cantora
Fuente: Semana

La finca se encuentra en un enclave único, aislada de los ruidos, ajetreos y es casi impenetrable, pues sus más de 500 hectáreas hacen que adquiere un carácter singular.

En lo que se refiere al inmueble propiamente, el mismo consta de 2.000 metros cuadrados divididos en habitaciones para el servicios, cocina, 10 aseos, 12 habitaciones, varios salones, 3 vestidores de gran tamaño con la ropa de la tonadillera, y un sin fin de detalles adicionales.

cantora
Fuente: Lecturas

No obstante, lo que más ha llamado la atención es que durante años la madre de Chabelita haya mantenido intactas las pertenencias del difunto diestro, y que pese a haberles asegurado a sus otros dos hijos (Cayetano y Francisco Rivera Ordoñez) que habían ciertos enseres que habían desaparecido, el marido de Irene Rosales los haya encontrada entre los recuerdos que del mismo se guardaban.

kiko
Fuente: Telecinco

Además, pese a las insistencias de su primogénita en vender la casa porque tienen un comprador interesado dispuestos a pagarles una buena suma, la cantante se niega en rotundo porque no quiere que su madre Ana esté viajando por lo delicada que está de salud, así que Kiko tendrá que seguir esperando para resolver sus problemas.