La madrastra de Gloria Camila y José Fernando ha tomado relevancia con su paso en la última edición del programa de Supervivencia, aunque a su salida ha tenido que afrontar las críticas que se le han hecho durante el mismo.

Desde el principio, su unión sentimental con el torero fue muy criticada pues al principio José se encontraba en una situación legal muy difícil y pronto quedó embarazada, lo que provocó que se la tachase de interesada. Sin embargo, ella prefirió mantener al lado de su marido y mostrarle su afecto en privado, lejos de las cámaras.

Fuente: Telecinco

Al saberse que iba a participar en el concurso, se especuló con que lo hacía para saldar créditos de Ortega Cano, aunque como más tarde se sabría no tiene nada que ver. Ella decidió formar parte del elenco porque quería callar las voces que la tildaban de arrimada a la familia, y sobre todo, para sentirse realizada al salir de su zona de confort.

Entre que ella aprendía a hacer fuego o pescaba peces en los Cayos Cochinos o Cayo Paloma, la ex pareja sentimental de Gloria sacaba a la luz unas grabaciones en las que la hermana del torero mostraba su disconformidad con las relatos de la vida privada de la familia, y sobre todo, con la conversación sobre la vida íntima de la pareja.

Ana María quiso aclarar al respecto que:

No creo que lo haya dicho con esa intención, aún así si le ha sentado mal, es la hermana de mi marido y la respeto.Me llevo bien con todo el mundo, pero porque procuro no entrar en conflicto, vivo felizmente con mi marido y los demás viven en sus casas.

Fuente: Telecinco

Así mismo, fue consciente de lo mal que había estado llevando su estadía en Honduras el diestro porque la echaba de menos, todos y cada uno de los más de cien días que estuvo fuera del hogar, y ella asumió su parte de culpa en eso. También quiso que quedase claro que, pese a ello, no se arrepentía, pues la aventura le había permitido vivir una experiencia inolvidable.