S&P amenaza con bajar la calificación de Cataluña al nivel de países cpmo Zambia, Camboya, Jamaica, Ruanda o Camerún por la "confrontación política".

S&P amenaza con bajar la calificación de Cataluña al nivel de Zambia

La agencia de calificación de solvencia Standard&Poor's teme que empeore la coordinación de la comunidad catalana con el Gobierno central, algo. que es "esencial" para garantizar la solvencia de la Generalitat.

Standard&Poor's ha amenazado con degradar el rating de Cataluña a B, esto supone hundirlo más equiparándolo a bono basura y lo dejaría al nivel de países como Zambia, Camboya, Jamaica, Ruanda o Camerún. En un comunicado oficial, S&P ha anunciado que sitúa la actual calificación de la deuda de la Generalitat, actualmente en B+, en "perspectiva negativa" y que puede bajarla uno o dos escalones si persiste la actual "confrontación política". Su decisión cierra aún más la posibilidad de conseguir financiación internacional a la Generalitat. S&P argumenta que "la confrontación política del Gobierno catalán con el Gobierno central de España ha aumentado tras el referéndum del 1 de octubre sobre la independencia de la región. Vemos riesgo de que esta escalada pueda afectar a la coordinación y la comunicación entre los dos gobiernos, que es esencial para que Cataluña pueda cumplir sus obligaciones de deuda en tiempo y forma".

Los analistas de S&P alaban que el Ministerio de Hacienda haya vuelto a prestar dinero a la Generalitat a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), pero anuncian que habrá una degradación "si creemos que las tensiones políticas entre el Gobierno de Cataluña y el Gobierno central de España ponen en cuestión la refinanciación de los instrumentos de deuda a corto plazo de Catañuña o socavan la eficacia del apoyo financiero estatal". La Generalitat necesita, por ejemplo, autorización de Hacienda en noviembre para refinanciar un vencimiento de deuda de 290 millones en noviembre y de otros 540 millones en enero de 2018. El comunicado resalta que el referéndum se produjo pese a que el Gobierno central lo declaró ilegal y que "se ha informado que la Policía intentó frenarlo en varlas localidades". En su opinión, "tras estos acontecimientos ha aumentado la tensión social y política". En todo caso, la agencia mantiene como escenario central que "Cataluña continuará formando parte de España".Esta decisión de colocar en perspectiva negativa, que implica amenaza de degradación, a la deuda de la Generalitat, sigue a su decisión el pasado 29 de septiembre de mantener la calificación de España intocable renunciando a mejorarla por la cuestión catalana.

Regresar al inicio