Esta es la versión de los Guardias Civiles, pero falta la versión de los hoteles y de la alcaldesa. No se puede conocer la verdad sin conocer todas las versiones.

Los policías y guardias civiles hospedados en distintos hoteles de Calella deberán abandonar sus alojamientos. Así lo ha decidido la diputada al Parlament y alcaldesa de Calella por Junts Pel Si (antigua CiU) Montserrat Candini quien se reunió con los directores de varios hoteles de la población amenazándoles con paralizar las licencias de reformas de sus establecimientos.

Los hoteles donde se alojaban los guardias civiles no han recibido suministros y algunos de ellos se han visto obligados a colgar el cartel de “cerrado”. A estas horas se ignora si los distribuidores han actuado por convencimiento propio o motivados por presiones, aunque seguramente responda a la huelga convocada en Cataluña debida a la violencia ejercida por las Fuerzas de Seguridad contra ciudadanos desarmados que solo querían ejercer un derecho democrático como es votar. 

Varios miembros de la Guardia Civil han confesado que se van para no causar problemas a los hoteles“Nosotros, con todo el agradecimiento hacia estas personas que nos han tratado tan bien, nos vamos para que ellos no tengan mas problemas. 250 guardias nos vamos… no sabemos a donde”.

 

 

La Guardia Civil acusa a la alcaldesa de Calella a obligarlos a abandonar los hoteles donde se hospedaban
Regresar al inicio