Si el presidente de la Generalitat niega que proclamara la independencia de Cataluña que proclamó en el último pleno del Gobierno catalán (aunque la dejase en suspenso, quedó declarada), el ejecutivo de Rajoy no activará la segunda fase del artículo 155

El Gobierno afirma que si Puigdemont dice que no declaró la independencia (que si declaró), volvería a la legalidad

Si el presidente de la Generalitat niega que proclamara la independencia de Cataluña que proclamó en el último pleno del Gobierno catalán (aunque la dejase en suspenso, quedó declarada), el ejecutivo de Rajoy no activará la segunda fase del artículo 155.

 

El Gobierno que preside Mariano Rajoy está dispuesto a olvidar lo pasado y dejar las cosas como están si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, niega que proclamara la independencia de Catalunya, como si que hizo aunque la dejase en suspenso de inmediato, la independencia de Cataluña fue declarada en el último pleno del Parlament.

 

El Ejecutivo de Rajoy, de recibir esa contestación de Puigdemont, no activaría la segunda fase del artículo 155 de la Constitución y se volvería al escenario previo al pleno del Parlament que aprobó la ley del referéndum suspendida posteriormente por el Tribunal Constitucional.

 

Según miembros del Ejecutivo, es la Última oportunidad de Puigdemont para "dejar de jugar con todo el mundo", aunque sospechan que ni el propio presidente de la Generalitat sabe aún cuál va a ser su respuesta.

Regresar al inicio