Dos mujeres musulmanas han denunciado este un episodio de "sexismo" y "racismo" que sufrieron en una piscina municipal de Valladolid por parte de un vigilante de seguridad de la empresa Eulen.

Un vigilante llama a la Policía para obligar a desvestirse a dos musulmanas en una piscina municipal

Todo ocurrió en la piscina del barrio de La Rondilla. "Nosotras, Karima, y Arantxa, junto a otra amiga, estábamos con nuestros hijos e hijas en el césped, cuando un guardia de seguridad de la empresa Eulen, vino a decir que Karima y la otra amiga, también musulmana, no podían estar vestidas".

 

Según su versión, antes de esto el guardia se había acercado a otra mujer para pedirle que se desvistiera a lo que esta muy extrañada, le comentó que todos los días iba así a la piscina y que nunca le habían dicho nada. A lo que el vigilante contestó, "es igual que si veo a una mora, le digo que no puede estar vestida", acto seguido, el vigilante se dirigió a las musulmanas con estas palabras, "os quitáis la ropa u os invito a abandonar el recinto. Y si no, llamo a la Policía", advirtió.

 

El guardia volvió poco después acompañado por dos agentes de la Policía Local, que pidieron la documentación a las dos mujeres musulmanas pero no a la otra mujer amiga de estas. La explicación de los agentes fue que ella no estaba vestida, aunque sí que lo estaba. "Te has vestido para provocar porque sabías que íbamos a venir", dicen ellas que contestaron los polícias.

 

Cuando les recriminaron lo que estaba pasando, los policías argumentaron que "estamos en España. Esto no es racismo, si yo te dijera a ti lo que es racismo…".

 

Ni el guardia de seguridad ni los policías pudieron aportar una norma que obligase a las dos mujeres a desvestirse y estas no abandonaron el recinto.

 

Las mujeres presentaron una queja ante la Fundación Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Valladolid, que es la propietaria de la piscina que ha sido confirmada por el concejal de Deportes, Alberto Bustos (IU-VTLP), "la Fundación Municipal de Deportes tiene vigilantes de seguridad los fines de semana, por la gran afluencia de público. Estamos a la espera de conocer la versión de los hechos de Eulen. No existe ninguna norma que obligue a estar en bañador en la zona del césped, que es donde estaban las mujeres. Dónde es obligatoria la ropa de baño es en la zona de baño, por razones de higiene uno no puede meterse en la piscina con la ropa de la calle", explicó Bustos. También comentó que la Policía Municipal no sólo identificó a las mujeres, también lo hizo con el vigilante. "Es lo normal siempre que hay un conflicto", dijo.

Regresar al inicio