El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, defiende que un sistema catalán de pensiones sería "más sostenible" y se equilibraría en 2018.

Según el Gobierno Catalán el Estado debe seguir pagando las pensiones durante un tiempo tras la independencia

El Gobierno catalán cree que el Estado debería seguir pagando temporalmente las pensiones de los catalanes que han cotizado en la Seguridad Social si Cataluña se independiza, y que debería alcanzarse un pacto bilateral según han explicado este miércoles en rueda de prensa la consellera de Trabajo, Dolors Bassa, y el secretario del departamento, Josep Ginesta.

 

Para la consellera de Trabajo las pensiones son un "derecho contractual de los ciudadanos", basado en dónde han cotizado y cuántos años, sin tener en cuenta su nacionalidad y dónde viven, por lo que la Ley de transitoriedad incluye la obligación de las instituciones de pagar a las personas que han contribuido.

 

Bassa y Ginesta han dejado claro que el Gobierno catalán pretende pagar las pensiones a los catalanes que cotizarán directamente en una Cataluña independiente, "cuanto antes mejor" una vez Cataluña tenga todos los datos sobre pensionistas y se llegue a un acuerdo bilateral.

 

La consellera ha recordado que ya está aprobada la creación de la Agència de Protecció Social y sostiene que una seguridad social catalana sería "más potente y más sostenible que la actual". Para Bassa, las cuentas autonómicas llegarán a un equilibrio en la primavera de 2018 y propone revalorizar las pensiones por encima del 0,25% actual, que considera insuficiente.

Regresar al inicio