Móviles, tabletas, gorros o hiyabs, cada centro educativo es el encargado de informar a sus alumnos de aquellos objetos que están prohibidos en las clases o durante las lecciones.

Objetos prohibidos en las aulas

Cada centro educativos es el encargado de informar a sus alumnos de los objetos que tiene prohibidos en las clases o durante las lecciones. Aunque hay una serie de elementos prohibidos de forma generalizada puesto que entorpecen la atención del alumnado o no son adecuados en el contexto educativo.

 

Móviles, tabletas, MP3 y cualquier aparato electrónico están entre los objetos menos permitidos por los centros educativos. Aunque en algunos colegios e institutos se utilizen las nuevas tecnologías para dar clase, el uso de aparatos electrónicos está prohibido. Esto se debe, a que distraen a los alumnos y además a que los teléfonos con cámara y acceso a internet pueden agravar los casos de acoso escolar.

 

La hora del recreo es otra cosa, cada centro tiene sus normas, mientras que algunos dejan ese tiempo para utilizar teléfonos, mp3 y otros, en la mayoría los mantienen prohibidos durante todo el periodo lectivo. Esto incluye no solo las clases o recreos, si no también las actividades extraescolares y complementarias que se realicen dentro del recinto escolar.

Los juegos y juguetes no están permitidos por el mismo motivo que los aparatos electrónicos: distraen la atención en las aulas. Hay centros educativos que siguen prohibiendo durante los recreos el uso de los juguetes de moda como el “spinner”.

 

Tanto los aparatos electrónicos como los juguetes pueden ser requisados por los docentes cuando están prohibidos por las normas del centro, los alumnos deben respetar las reglas si no quieren perder estos objetos temporalmente. Si son requisados, la madre o el padre del menor deberá acudir a la jefatura de estudios para recogerlo. Sin embargo, si el alumno es reincidente, lo habitual es que no le sea devuelto hasta que termine el curso.

 

Gorras, gorros, hiyabs o pañuelos islámicos y algunos tipos de vestuario tampoco están permitidos. Aunque hay excepciones y en algunos centros se permite el uso del hiyab a las alumnas musulmanas o un gorro a alumnos que padecen leucemia, pero esto siempre depende de la aceptación del claustro de profesores y del Consejo Escolar.

 

Los centros educativos suelen pedir a sus alumnos un vestuario adecuado al contexto en el que se encuentran, por lo que no suelen aceptar que se acuda en bañador, chanclas con pantalones rotos, camisetas excesivamente escotadas o pantalones y faldas demasiado cortas. No todos los colegios e institutos tienen unas normas claras al respecto, pero cualquier centro educativo puede pedir a los alumnos que no vistan con determinadas prendas.

Regresar al inicio