El rescate bancario termina saliendo gratis a las entidades, los ciudadanos correremos con los gastos.

El rescate bancario cuesta 861 euros a cada español

El rescate bancario que el Gobierno del PP se empeño en negar hasta el último momento y que una vez consumado juraron que se iba a recuperar hasta el último céntimo al final ha resultado como se esperaba, otra nueva carga para el ciudadano que pagará la factura.

El rescate del sistema financiero español terminará en una gran factura para los contribuyentes. El Estado, a través del FROB, inyectó desde 2009 un total de 54.353 millones de euros solo en concepto de capital en las entidades financieras que se encontraban en apuros. De todo ese dinero el Banco de España solo ve recuperables 14.275 millones, el 26,3% del total. Lo que supone una pérdida para el Estado de 40.078 millones, lo que arroja un coste de 861,4 euros para cada uno de los 46,529 millones de residentes en España.

Por lo tanto cada ciudadano ha perdido más del 73% de los 1.168,2 euros que le correspondió aportar a salvar las cajas en ruinas. Esa cifra, así como la de ayudas recuperables, no es definitiva, y puede incrementarse. Todo dependerá básicamente de lo que el Estado ingrese cuando culmine la privatización conjunta de Bankia y BMN. Además, está por ver con qué resultado se liquida en 2028 la Sareb, como se llama el banco malo español, para cuya creación el Estado aportó 2.192 millones de euros en forma de capital.

El balance del supervisor solo da por recuperados hasta ahora 3.873 millones: 977 recibidos por Banca Cívica y que devolvió su comprador, Caixabank; 800 del rescate de Cajasur y su venta a Kutxabank; 783 por la adjudicación de Novagalicia Banco a Banesco; 782 al vender Catalunya Banc a BBVA; 407 millones inyectados a Caja 3 y que ya ha repuesto su nuevo dueño, Ibercaja, y los 124 millones con que se apuntaló Liberbank.

A esas cuantías hay que sumar lo que el FROB ha ingresado con la venta de un 7,5% de Bankia en febrero de 2014 y su dividendo, que suma 1.838 millones, pero que por un tema contable aún no figura en las cuentas del fondo de rescate. Además, cabe computar la reciente recuperación de 604 millones inyectados en Ceiss, ahora parte de Unicaja. Con todo esto, las ayudas ya recuperadas alcanzan los 6.315 millones de euros, el 11,6% del total. De esa cuantía, a cada ciudadado corresponde 135,7 euros. Si finalmente se devuelven los 14.275 estimados por el supervisor, cada residente habrá recuperado 306,8 euros, el 26% o la cuarta parte de los 1.168,2 que aportó cada español a ese rescate.

Sin embargo, las cuentas del Banco de España no incluyen los ingresos que ha obtenido el FROB en concepto de intereses por las ayudas en forma de deuda otorgadas a algunas cajas. Por ejemplo, el Estado ha facturado un total de 396 millones por los intereses de hasta el 9,75% que cobraba a Liberbank, Ibercaja-Caja 3 y Unicaja-Ceiss por los bonos convertibles que les prestó.

Eso sí, el FROB ha incurrido en otros quebrantos que no figuran en ese balance y que se derivan de ayudas distintas de aquellas en forma de capital. Por ejemplo, para poder vender Banco de Valencia a Caixabank y Cajasur a Kutxabank el fondo concedió a esos compradores esquemas de garantías de activos que les cubren frente a posibles pérdidas en las cajas que absorbieron. La pérdida estimada al cierre de 2016 por esas protecciones asciende a 883 millones de euros.

Posteriormente, y para lograr enajenar y adjudicar Catalunya Banc a BBVA, Novagalicia a Banesco y Ceiss a Unicaja, el Estado otorgó a esas tres entidades una serie de garantías, como por ejemplo sufragarles litigios derivados de hipotecas con cláusulas suelo abusivas y la venta irregular de prefentes. Por esta vía el FROB se juega otros 1.629 millones de euros de los ciudadanos.

 

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)
Síguenos en  FACEBOOK TWITTER
Regresar al inicio