Hay una serie de claves a tener en cuanta para ahorrar a la hora de repostar gasolina y las claves son las siguientes, toma nota: 

  • Ten clara la ruta antes de coger el coche. Elige la ruta más corta y el recorrido más óptimo para consumir menos combustible.
  • Antes de iniciar el viaje, revisa los principales componentes del vehículo, entre ellos el filtro del aire acondicionado, para evitar que esté obstruido y consuma más energía de la necesaria.
  • Los neumáticos desgastados pueden aumentar el consumo un 15%, una cifra nada despreciable por lo que deberías tener en cuenta este dato para ahorrar combustible.
  • Es recomendable utilizar un combustible de calidad, que ofrezca buen rendimiento. Para esta opción es aconsejable utilizar distribuidores de calidad y, ya puestos, que tengan tarjetas de fidelización.
  • Localiza estaciones en las que el precio sea más ventajoso en portales como el de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) y otros comparadores de precios. Si el fabricante no señala explícitamente el uso de gasolina 98, utiliza gasolina sin plomo 95. La diferencia en euros es significativa.
  • Repostar a comienzos de semana sale más barato que hacerlo durante el fin de semana, cuando el incremento de tráfico es evidente. Lo mismo para momentos críticos de la operación retorno.
  • Llenar el depósito con el gatillo de la manguera a media presión ahorra combustible, porque apretando a tope se generan más gases y se incrementa la evaporación. Al acabar, se debe girar la boquilla para que caiga el combustible acumulado
  • Se desaconseja apurar el depósito de gasolina. Además de que podemos quedarnos sin combustible en cuanto surja alguna complicación (una gasolinera cerrada, un atasco o un desvío), en términos de ahorro la mayor presencia de aire en el depósito favorece la evaporación. Por si fuera poco, cuando el nivel es muy bajo la bomba puede succionar la suciedad acumulada.
  • Recomendamos utilizar siempre la marcha más larga que se pueda según la carretera, el vehículo y las condiciones del tráfico.
  • Dos máximas importantes a tener en cuenta: velocidad constante y evitar los acelerones y frenazos repetidos a lo largo de un trayecto. Diversos estudios sostienen que conduciendo con marchas largas a una velocidad constante se puede ahorrar hasta un 10% de gasolina.
  • Sobrecargar el coche de equipaje acaba notándose en el bolsillo. Por cada cien kilos, el consumo de combustible aumenta un 5%. Aligera.
  • Como el aire acondicionado incrementa considerablemente el consumo de combustible, vas y bajas las ventanillas. Pero ojo, hacerlo a partir de los 80 kilómetros por hora aumenta el consumo de carburante más que el aire acondicionado, por lo que en autovías y vías rápidas es recomendable usar los climatizadores.
Consejos y trucos para ahorrarte algunos euros en la gasolina
Regresar al inicio