Ante carencia de trabajadores no se pueden aplicar los protocolos de seguridad ni de caídas para los mayores residentes

Cae un anciano al suelo a soltarse la sujeción a pesar de que también disponía de barandillas para evitar las caídas

La falta de personal para cubrir la asistencia en la mayor residencia pública de la Comunidad Valenciana, ubicada en Carlet, ha generado que los ancianos residentes hayan sufrido privación de atención durante los últimos meses.

Esta ausencia del número adecuado de trabajadores en la plantilla del centro ha provocado también como consecuencia inmediata que no se hayan tomado medidas de seguridad ni los protocolo de caídas, según el comité de empresa de la residencia, que denuncia que el último caso -que aparece en la fotografía de arriba- se produjo una noche de la pasada semana cuando un anciano, ante la carencia de personas que vigilaran su estado, llegó a soltarse la sujeción y cayó de la cama a pesar de que también disponía de barandillas para evitar las caídas.

Este accidente demuestra que la dirección de Carlet todavía no ha asignado los trabajadores necesarios para cubrir la atención de las personas residentes. De hecho, desde el comité de empresa se advirtió que el anciano «estuvo horas para desprenderse de la sujeción física y como no había nadie que controlara su estado llegó a caerse. Una evidencia que confirma que los encargados de la supervisión carecen de tiempo para comprobar el estado de los mayores», indicaron las mismas fuentes que apuntan a la dirección.

Ancianos desatendidos por falta de personal en geriátricos públicosAncianos desatendidos por falta de personal en geriátricos públicos
Regresar al inicio