Según Rajoy, no tiene por que asumir responsabilidad alguna porque el Congreso le ha otorgado su confianza tanto en la investidura como en la moción de censura que superó hace unos meses.

Rajoy se vuelve a burlar del Congreso y de los españoles

El presidente del Gobierno no dedica ni un minuto a explicar su relación con 'Gürtel', en el pleno extraordinario dedicado en exclusiva a ese tema y además se permite abroncar al Congreso por su "celo inquisitorial" contra el PP. Rajoy afirma que no tiene por que asumir "responsabilidades políticas" porque el Congreso le ha otorgado su confianza tanto en la investidura como en la moción de censura que superó hace unos meses.

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no dedicó ni un segundo este miércoles a dar explicaciones en el Congreso por el caso Gürtel. Todo su discurso se basó en dos argumentos, según el ya ha explicado todo lo que tenía que explicar sobre los casos de corrupción del PP y la oposición busca hacer un “juicio político” contra su partido. Rajoy aseguró que no tiene intención de asumir ninguna “responsabilidad política”, y retó a la oposición a que le obligue a hacerlo a través de una moción de censura. Mientras tanto, “mi obligación es gobernar”.

 

 

Mariano Rajoy se vió obligado a comparecer por la oposición para dar explicaciones en un pleno extraordinario del Congreso por su declaración ante la justicia sobre el caso Gürtel. Su discurso duró poco más de media hora, durante la que se negó a abordar en ningún momento el asunto por el que la Cámara baja lo había convocado. Rajoy se dedicó a abroncar al Congreso por su “celo inquisitorial” contra el PP, elogió los datos económicos de su gobierno y alabó las medidas aprobadas por el Gobierno contra la corrupción. Sobre Gürtel, su declaración como testigo o el caso que afecta al PP, no dijo ni una palabra.

 

 

Según dijo en su discurso, él no tiene ninguna obligación de asumir “responsabilidades políticas” como le exige la oposición, porque esas responsabilidades sólo se las puede exigir un Congreso que le ha otorgado su confianza “dos veces”, en la investidura y en la moción de censura que superó hace unos meses.

 

 

En España no hay impunidad”, porque “las irregularidades se sancionan donde se tienen que sancionar: en los tribunales y en las urnas”, insistió Rajoy, que previamente había señalado que la “suma de minorías” de la oposición “no sirve para enmendarle la plana a la voluntad clara y nitida que los españoles han expresado en las tres últimas ocasiones en que fueron convocados a las urnas”. Y es que Rajoy aseguró que no tiene ninguna intención de “abdicar” de sus “responsabilidades”, dado que se las exigen “esta Cámara y la confianza mayoritaria de los españoles”.

 

Rafael Hernando portavoz del PP en el Congreso, utilizó la misma estrategia que su jefe de filas, hablar de asuntos totalmente ajenos a la Gürtel. Hernando centró la primera parte de su intervención en la necesidad de combatir el terrorismo yihadista, mientras en la segunda se dedicó a atacar a la oposición. A Podemos le criticó que “el señor Iglesias sueña con hacer lo que hace el señor Maduro en Venezuela” porque “ha sido millonariamente financiado por las tiranías que gobiernan en Venezuela e Irán”. A Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, que "hace falta mucha arrogancia política para creer que uno tiene siempre la razón y el resto siempre están equivocados”. Y al PSOE, Hernando pidió que no dé lecciones de corrupción cuando es “el único partido condenado en España”.

 

Para Hernando, la oposición únicamente utilizó “los insultos y descalificaciones de siempre”. “Ustedes lo que buscan es estigmatizar a un partido político honrado, el partido que siempre consigue sacar a España del agujero en el que el deja la izquierda”, reclamó el portavoz del PP, que aseguró que “la gente sin escrúpulos” ya ha sido expulsada del partido.

Regresar al inicio