Ana Rosario vive un calvario debido al impuesto de sucesiones en Andalucía, ya que está endeudada hasta el año 2028 para poder hacer frente a los 42.365 euros que ha tenido que pagar para poder heredar una casa y un trozo de tierra de su tía.

Otra herencia que se convierte en un drama para una familia en Andalucía

Ana Rosario vive un calvario debido al impuesto de sucesiones en Andalucía, ya que está endeudada hasta el año 2028 para poder hacer frente a los 42.365 euros que ha tenido que pagar para poder heredar una casa y un trozo de tierra de su tía.

Una herencia familiar que se convierte en un drama para toda una generación futura. Así se podría resumir la situación de Ana Rosario Arenas Cardeihac, una mujer que a sus 59 años y sin más recursos que un trabajo eventual o subsidio, paga más de 300 euros todos los meses al banco para hacer frente a una hipoteca con la que pagó una deuda de 42.365 euros que contrajo tras heredar una vivienda y una hectárea agrícola de una tía suya en el municipio sevillano de Carrión de los Céspedes.

Puesto que la cantidad a pagar era de 42.365 euros y con su situación le resultaba "imposible" hacer frente, contactó con Hacienda para dar su vivienda en dación en pago

Tal y como ha relatado, su "calvario" comienza cuando fallece su tía a finales de 2009, a la que cuidaba desde hacía más de 20 años. Así, su tía por como deferencia a su persona por haberla cuidado y acompañado hasta el final de sus días, le dejo su vivienda y una tierra que "estaban libres de carga", pero debido al impuesto de sucesiones en la comunidad andaluza, le aplicaron el valor catastral a los bienes heredados y le añadieron un cinco por ciento de intereses.

Puesto que la cantidad a pagar era de 42.365 euros y con su situación le resultaba "imposible" hacer frente, contactó con Hacienda para dar su vivienda en dación en pago, aunque tuviera que "perderlo todo" ya que es su "primera y única vivienda" y vivir con sus hijos adolescentes en casa de sus familiares.

No obstante, la Administración no cedió y como segunda alternativa, Ana Rosario solicitó un fraccionamiento de la deuda en tiempo voluntario, es decir, en mayo de 2010. Sin embargo, este fraccionamiento le viene dos años después y se encuentra con pagos anuales de "cantidades astronómicas" para ella.

Así, el siguiente paso sería solicitar otro aplazamiento trimestral, que de nuevo es "insostenible" y las cantidades oscilan desde los 335 euros hasta los 4.475 euros, existiendo en algunos meses, más de mil euros de intereses de la deuda principal, a la que se aplicaba un cinco por ciento.

Después de todo, Arenas solo podía pensar que no le quedaba más remedio que "tirar la toalla", si bien antes de ello, recurrió como último recurso a su familia. De esta forma, su cuñada le avaló y el banco le concedió un préstamo para pagar su deuda de forma "íntegra en septiembre de 2012".

Su sorpresa llegó cuando el 24 de diciembre de 2012 le llega una multa de 4.812,67 euros por los intereses de demora en el pago principal, a pesar de que había sido la Administración la que "no había gestionado este fraccionamiento hasta dos años después de solicitarlo". Así, de nuevo otra de sus cuñadas, que no iban a consentir que sus sobrinos se quedasen en la calle, le prestó dinero para pagar esta cantidad.

"No puedo permitirme tomarme un café"

Actualmente, Ana Rosario paga más de 300 euros de hipoteca y, según los cálculos, estará pagándola hasta que tenga 70 años. A esto se le suman dos hijos adolescentes en desempleo, seguros de vivienda y de vida, luz, agua y las necesidades básicas de cualquier persona. "Mi vida se reduce a trabajar y volver a casa. No puedo permitirme ni siquiera tomarme un café en un bar, ya que la vida está muy cara y lo que gano no me llega para más que pagar deudas", ha explicado desconsolada.

"Mi vida se reduce a trabajar y volver a casa. No puedo permitirme ni siquiera tomarme un café en un bar, ya que la vida está muy cara y lo que gano no me llega para más que pagar deudas".

​​​​​​​

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)
Síguenos en  FACEBOOK TWITTER
Regresar al inicio