Los servicios prestados hay que pagarlos y Díaz no olvida a los suyos ni los deja tirados, Menos de dos meses ha tardado Susana Díaz en colocar en puestos públicos a cuatro de sus 5 consejeros cesados tras su derrota en las primarias.

Las puertas giratorias echan humo en Andalucía

Susana Díaz ha tardado menos de dos meses en encontrar puestos de recambio en tareas dependientes de la Junta para los consejeros a los que cesó en su última remodelación del Gobierno. De los cinco que salieron tras su fallida aventura de las primarias, cuatro ya ocupan de nuevo cargos públicos y sólo Emilio de Llera, el “consejero rebelde” de Díaz, ha regresado a su anterior trabajo, en la Fiscalía de Sevilla, donde tiene su plaza fija.

 

Los primeros en “pillar sitio” fueron la exconsejera de Educación Adelaida de la Calle, que fue nombrada presidenta de la Corporación Tecnológica de Andalucía, una fundación en principio privada pero que nació impulsada por la Junta, que se mantiene en su gestión. El exconsejero de Empleo José Sánchez Maldonado fue colocado por Díaz al frente de la Universidad Internacional de Andalucía (Unia), la única de la comunidad cuya presidencia es designada directamente por la Junta.

 

Justo antes de las vacaciones, en el último Consejo de Gobierno la presidenta nombró al médico Aquilino Alonso, exconsejero de Sanidad, director gerente de la Agencia Andaluza de la Energía, un puesto algo raro para un licenciado en Medicina y máster en Salud Pública. Por último, la exconsejera de Agricultura Carmen Ortiz, fue nombrada presidenta de la Autoridad Portuaria de Almería.

 

Recalar en la máxima autoridad de los puertos andaluces se ha convertido en un clásico de las puertas giratorias. Un refugio de dinosaurios políticos. El puerto de Sevilla está presidido por Manuel Gracia (expresidente del Parlamento); el de Málaga por Paulino Plata (exconsejero con Chaves y Griñán); al frente del de Huelva está Javier Barrero (exdiputado); Francisco Álvarez de la Chica (exconsejero de Chaves y Griñán) dirige el de Motril, y José Luis Blanco (exconsejero de Chaves), el de la Bahía de Cádiz.

 

Podemos, indica que existe la necesidad de luchar contra las puertas giratorias lo que se evidencia con actuaciones de este tipo. “Díaz no comprende que hay que terminar con esta práctica. “Pero claro, ¿adónde va a ir ella cuando salga de la política si nunca ha trabajado fuera?”, señalan.

 

El hecho de que las puertas giratorias siguen funcionando a pleno rendimiento en Andalucía, se ha unido a la indignación por el hecho de que los ­diputados hayan rechazado, una vez más, la propuesta de Unidos Podemos para que sus señorías dejen de cobrar dietas y complementos en el mes de agosto, que es inhábil a efectos parlamentarios. Según el portavoz socialista Mario Jiménez, la propuesta es “un clásico del verano de Podemos”.

 

Este año además han salido a la luz dos comisiones que apenas se han reunido desde el 2015, pese a lo cual sus integrantes cobran religiosamente dietas mensuales. Dinero por no hacer nada. La comisión de Desarrollo Estatutario sólo se ha reunido para constituirse, y la de Seguimiento y Control de la Financiación de los Partidos Políticos, para constituirse y para nombrar a un nuevo miembro tras una renuncia. En total, poco más de cinco minutos cada una. Los presidentes y portavoces de ambas comisiones perciben el plus de 460 euros mensuales, 337 para los vicepresidentes y 178 para los secretarios. En total se han repartido 32.490 euros por diez minutos de reunión.

 

 

El Diario Hoy.es
 
Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)
Síguenos en  FACEBOOK TWITTER
Regresar al inicio