La diputada Mireia Boya afirma que Felipe VI financia el terrorismo islamista.

España vendió armas a países sospechosos de cometer atrocidades

La ley impide exportar este material si hay indicios de violación de derechos humanos. Varias ONG denuncian en un informe casos "especialmente preocupantes".

La CUP asegura que se plantea no acudir a la manifestación de repulsa del terrorismo en Barcelona el sábado porque acudirán representantes del Estado y el Gobierno de España. La diputada de ese partido en el Parlament Mireia Boya ha afirmado en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio que la formación anticapitalista quiere conocer todos los detalles de los participantes, que dependen de los organizadores: el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat.

No solo eso. Ha dicho que para la CUP tanto el Rey como el Gobierno de España son imagen de "un imperialismo económico que ha financiado a los autores del atentado del jueves pasado". Boya ha acusado a Felipe VI varias veces de financiar el terrorismo islámico con sus relaciones de amistad e institucionales. "El Rey, que lleva unos días paseándose por aquí, no es bienvenido", ha dicho. "Todo el mundo sabe cuáles son las relaciones de amistad y económicas de la monarquía española, sus relaciones con las monarquías pérsicas, como Catar y Emiratos, que financian al Daesh [nombre común entre los árabes para referirse al califato] y que son culpables de lo que sucedió el jueves en Barcelona. Es una hipocresía enorme que el Rey venga a pasearse". 

 

El objetivo de la crítica de la CUP no es solo el Rey, que acudió a Barcelona el día después del atentado para presidir el minuto de silencio y visitar a las víctimas. "No solo el Rey", dijo Boya. "Sino toda una serie de oligarquías del Estado español, tienen negocios en países que contribuyen de forma muy clara al fanatismo religioso cada vez más presente en la sociedad". La CUP añade que acudirá a la manifestación si la encabezaran "taxistas, enfermeros, médicos, los servicios de emergencia o los Mossos".

Respecto al plan independentista, la diputada dice: “No tendríamos que renunciar a la cotidianeidad, a nuestros anhelos de democracia, porque estaríamos dando la razón a estos terroristas que quieren cambiar nuestras vidas”. Tras los atentados, el periodista de Onda Cero Carlos Alsina le preguntó al presidente de la Generalitat si mantenía la hoja de ruta independentista, que contempla un referéndum el 1 de octubre. Carles Puigdemont no respondió, diciendo que "no tiene nada que ver una cosa con otra", dando a entender que esos planes se mantienen.

Para que ese plan independentista se pueda cumplir, Puigdemont y su coalición, Junts pel Sí, necesitan el apoyo de la CUP, sin la que no suman una mayoría suficiente en el parlamento autonómico. Ese es el mismo partido que ahora boicotea a las instituciones del Estado español y acusa al Rey de financiar el terrorismo. 

Boya también ha celebrado y felicitado la actuación de los Mossos d'Esquadra tras los atentados y ha afirmado que "hemos actuado como Estado, independientemente del Estado español, que ha tenido un papel muy secundario, a remolque del Gobierno de Cataluña".

La CUP no irá a la manifestación contra el terrorismo si va el Rey porque Felipe VI financia el terrorismo yihadista
Regresar al inicio