'Solo 4 años en un centro de menores y ya está en libertad. Matar sale barato en este país, una buena noticia para las víctimas que decidamos hacer justicia por nuestra cuenta , ojo por ojo, que tengan cuidado cuando salen, que cuiden de sus familiares que ellos también tienen mucho que perder, asesinos asquerosos y cobardes. Sandra era un ángel, no le había hecho daño a nadie' señala un conocido de Sandra Palo.

El brutal crimen de Sandra Palo, que fue hallada carbonizada tras ser violada, atropellada y quemada viva, ha sido uno de los casos que ha abierto el debate sobre la necesidad o no de la cadena perpetua para aquellos delincuentes que, tras cumplir una ridícula condena, siguen delinquiendo cuando abandonan la prisión y no muestran ni el más mínimo arrepentimiento.

Después de violarla varias veces subieron al coche, según declararon al ser detenidos, iban a dejarla allí medio desnuda, entre sollozos, pero Malaguita, apretó el acelerador. Estampandola contra la tapia, el sonido de las estampidas de esa noche siempre les perseguirá. La atropellaron entre 10 y 15 veces. Según uno de ellos Sandra se levantaba cada vez y el Malaguita la volvía a embestir. Otro de ellos dijo que la sujetaron entre dos y le atropellaron las piernas para que no tuviera opción para escapar y que varias veces fue las que le pasaron por encima completamente. Hasta que la joven ya no se pudo levantar.

 

Entonces, para no dejar pruebas fueron en el coche hasta una gasolinera cercana, el dependiente de la gasolinera les preguntó y ellos le dijeron que era para un amigo que se había quedado sin gasolina, él no sospecho nada.

Cuando llegaron de nuevo al descampado una agonizante Sandra aun movía los brazos, la empaparon en gasolina y prendiéndole fuego se fueron de allí, dejando a la joven muriendo entre agónico sufrimiento. 

Después se deshicieron del vehiculo, el cual nunca fue encontrado. Rafael y el Malaguita se quedaron juntos un tiempo durante esa noche, pero Ramón y Ramoncín se fueron para sus casas. El Malaguita se fue pronto ya que le estaba entrando el mono de caballo. 

Uno de los asesinos de la joven getafense, "El Rafita", fue condenado a tan sólo cuatro años por este hecho. Tras abandonar el centro de menores, siguió delinquiendo. 

Rafael García Fernández no ha ocultado que él es El Rafita, que fue ese chaval que -a los 14 años y en compañía de otros tres jóvenes- violó, atropelló, quemó y mató a la menor Sandra Palo. No escondió su pasado, ni se guardó aquel truculento asesinato perpetrado en 2003. El Rafita llegó a vanagloriarse de esa muerte, por la que estuvo recluido en un centro de menores de Carabanchel (Madrid) durante los cuatro años que dictó el juez.

Tras cumplir aquella condena, desembarcó en junio de 2007 en Andalucía, donde ha ido saltando de piso en piso vigilado hasta que volvió a la tutela de Madrid en septiembre de 2009. Durante estos casi tres años ha residido en Córdoba, en Málaga y Almería. Y también en los municipios malagueños de Benalmádena y Benajarafe.

Alguien que se vanagloria de haber matado y violado no es una persona arrepentida ni mucho menos, parece un psicópata carente de emociones.

En marzo de 2009 la prensa lo localizó en un piso de Benalmádena, donde sólo permaneció dos días. En esta localidad de la Costa del Sol entabló amistad con una chica. Y le reveló que él era el asesino de Sandra Palo, "vanagloriándose de su actuación". La joven luego lo denunció por haberle robado un ordenador. Y los periodistas dieron con él.La Junta de Andalucía se hizo cargo de la libertad vigilada de Rafael García Fernández el 27 de junio del año 2007. Se le decidió alojar en un piso de acogida la calle Poniente de Córdoba capital. Al poco tiempo fue localizado por una cadena de televisión, que llegó a emitir unas imágenes del joven captadas con cámara oculta. Así que fue trasladado a otro domicilio para él solo, esta vez en Almería, donde residió entre el otoño de 2007 y junio de 2008, cuando fue llevado a la ciudad de Málaga.

A El Rafita los expertos lo definen como un joven "agresivo, antisocial y hostil". Los análisis a los que ha sido sometido dibujan el perfil de una persona que rechaza cualquier ayuda psicológica y que mantiene una conducta "caprichosa e infantil". Pretende hacer siempre lo que quiere y es propenso a "llevar la contraria por sistema": "Continuamente expresaba que si hace algo es porque él quiere y no porque se lo digan".

Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Imágenes del asesino de Sandra Palo ¡Comparte, está en libertad!
Regresar al inicio