No te olvidamos, aunque hayan pasado años, no olvidamos cómo te asesinaron; las órdenes son claras, primero disparar, después preguntar. Con estas órdenes cómo podemos estar seguros que no asesinan personas inocentes y no terroristas como pretenden hacernos creer. A ti te mataron porque tenías rasgos árabes pero luego descubrieron que eras brasileño, una víctima inocente, un cabeza de turco y a pesar de tenerte reducido no te detuvieron para interrogarte ni te dieron la oportunidad de hablar, te mataron, te asesinaron sin más y ¿esto no es terrorismo? 

El electricista brasileño al que la policía británica mató en el metro de Londres el 22 de julio del 2005 de siete balazos en la cabeza, Jean Charles de Menezes, de 27 años, no llevaba ningún abrigo donde esconder bombas ni corrió cuando le dieron el alto, tal y como la policía había informado. Ni siquiera está claro que le dieran el alto en algún momento. De Menezes vestía una chaqueta vaquera. Aquella mañana caminó tranquilamente hacia la estación de Stockwell, accedió con su billete, y tuvo tiempo de coger un periódico gratuito antes de dirigirse al andén.

La información que echa por tierra la versión de la policía procede de unos documentos y fotografías confidenciales de la Comisión Independiente de Investigación de Quejas a la Policía (CIIQ, en inglés), a los que tuvo acceso el martes el canal de televisión ITV. De Menezes, según estos documentos, sólo corrió cuando vio llegar su metro. Entró en el vagón y se sentó. Entonces se produjo algo inaudito: cuando la policía irrumpió en el vagón apuntándole a la cabeza, De Menezes se levantó y uno de los agentes encargado de vigilarle lo agarró del torso, después del brazo y lo inmovilizó. El primer tiro se lo dispararon a 30 centímetros de distancia. Los agentes de la unidad especial SO19 tenían licencia para matar. Y la usaron contra un hombre inmovilizado. De Menezes apenas tuvo tiempo de ver a sus asesinos.

  • La familia de Menezes rechaza una millonaria indemnización de la Policía británica. El Estado británico piensa que todo tiene un precio y quieren zanjar el tema pagando para que no se destape toda la mierda. Lo asesinaron porque parecía árabe, lo redujeron pero no contentos con eso, le pegaron 7 tiros en la cabeza y uno en el torso. Durante los atentados salen grupos especiales de la policía, más parecidos a los sicarios de cualquier cártel criminal y tienen órdenes de matar cualquier varón entre 15 y 55 años con rasgos árabes, matar y después preguntar. No quieren detenidos ni interrogatorios ni juicios, quieren muertos, da igual si son culpables o no, porque lo cierto es que las pruebas son contradictorias, las fotos y vídeos escasos y las versiones carecen de toda lógica. 
  •  

En los documentos se especifica que, además de las siete balas en la cabeza, De Menezes recibió una en el hombro y que se recogieron tres casquillos de tiros fallidos. En teoría, los disparos iban dirigidos a la cabeza para evitar que estallara el artefacto que podía llevar De Menezes pegado al cuerpo. Los periódicos británicos preguntan ahora: si tanto riesgo había de que explotara la bomba, ¿por qué un agente lo agarró del torso? Y una vez agarrado y tras quedar claro que no llevaba bomba, ¿por qué dispararon?

El brasileño estaba inmovilizado cuando la policía de Londres le mató en el metro
Regresar al inicio