"En Izquierda Unida decimos NO a la gestación subrogada. Un modelo tramposo en el que mujeres pobres se convierten en 'incubadoras' para los ricos". Este fue el mensaje de Alberto Garzón que provocó la reacción de Tamara Gorro al considerarla irrespetuosa y falsa; y claro, la titulada en Mujeres, Hombres y Viceversa (una prestigiosa universidad con sólidos valores y con la carne y el mejillón mejor envasado del mercado)

La lección moral de Tamara Gorro nos ha dejado patidifusos.

"Infórmate un poquito antes de hablar, porque así os va...el mayor porcentaje de las personas que recurren a este método piden créditos. Por lo tanto muy ricos no serán. Lo que sucede está claro: no os interesa ayudar a gente necesitada, puesto que es de donde vosotros sacáis. Ya está bien de tonterías absurdas. Preocuparos de no dejar sin techo a la gente y ayudar a quien lo necesita y después dar lecciones".

Básicamente viene a decir que si no tienes techo la mejor opción es vender tu cuerpo para que los ricos tengan hijos sin estropear la figura o por la razón que estimen oportuno, porque claro, tener hijos es un derecho como lo es tener vivienda digna; bueno no, tener una vivienda digna sí es un derecho, tener hijos es un deseo, pero este deseo no justifica en absoluto comprar el tiempo de otro ser humano (la gestante, la llaman así para no crear ninguna empatía) y la vida de un bebé (privándole de tener la conexión con la gestante que para él es su madre biológica de pleno derecho y durante 9 meses ha establecido una relación ella, relación que jamás será igual ni siquiera parecida que con la comprante.

 

Tamara Gorro de Mujeres, Hombres y Viceversa  intenta dar lecciones de moral a Alberto Garzón
Regresar al inicio