Al morir el acusado Miguel Blesa (por las tarjetas Black, las preferentes y arruinar Caja Madrid entre otras causas) se archiva el proceso Penal, pero además al no haber sentencia firme en el proceso Civil también se va a archivar el caso ¿Qué significa esto? Pues que el botín de Miguel Blesa y familia está a salvo en paraísos fiscales mientras que los preferentistas han perdido para siempre los ahorros de toda una vida.

 

Hoy muchas familias ven esfumarse la justicia en la que confiaban; muchas familias no recuperarán jamás su patrimonio, robado impunemente por banqueros sin escrúpulos, puestos a dedo al frente de bancos como Caja Madrid.

En el caso de Miguel Blesa fue Jose Maía Aznar el que lo puso a dedo al frente de Caja Madrid sabiendo que su íntimo amigo no tenía ni idea de Banca, pero para robar tampoco hacen falta muchos conocimientos financieros.

Lamentamos profundamente la injusticia que están sufriendo muchas familias en España que lo han perdido todo y de los que nadie se acuerda, porque políticos y banqueros cenan en la misma mesa a costa del pueblo.

Miguel Blesa nunca pasó de sospechoso. Formalmente, uno de los iconos del saqueo de las cajas de ahorro no llegó a ser declarado delincuente en vida, y eso ha hecho que su muerte por un disparo en el pecho en una finca de Sevilla extinga cualquiera de sus eventuales responsabilidades criminales y, en consecuencia, también las obligaciones económicas que pudieran haberse derivado de esas condenas en firme que nunca existirán.

El Botín de Blesa a salvo, los preferentistas pierden definitivamente sus ahorros
Regresar al inicio