El programa de cultura de la presidenta de Andalucía es un despropósito que reduce la cultura en España al simple papel de amenizadora de la estancia de los turistas en nuestro país, algo que solo puede venir de un desprecio absoluto por el sector cultural español y por sus posibles votantes.

La cultura y Susana Díaz

No se trata de que en unas primarias para dirigir un partido haya que presentar un programa electoral bien perfilado e ilusionante para la ciudadanía. Pero por lo menos que lo que se presente no sea un insulto a los ciudadanos.

 

El programa de cultura de la presidenta de Andalucía es un despropósito que reduce a la cultura en España al simple papel de amenizadora de la estancia de los turistas en nuestro país, algo que solo puede venir de un desprecio absoluto por el sector cultural español y por sus posibles votantes.

 

El euipo de Díaz bajo el epígrafe “Cultura y desarrollo económico” nos deja perlas como:

 

La mayor creación de clases medias se está produciendo en Asia. Asia tiene excelentes playas, por lo que los turistas asiáticos que vienen a España y a Europa buscan cultura… El potencial de crecimiento en turismo cultural es enorme. El turismo de paisaje y de aventura también tiene un gran potencial en España”.

 

El resto de actividades culturales contribuyen a mejorar la Marca España, haciendo más atractivo la llegada de turistas, y nutren de contenidos la estancia de los turistas, algo determinante para que elijan España antes que otros destinos”.

 

Sobre las nuevas tecnologías para quién ha redactado el “documento” y para quién le ha dado el visto bueno todo se reduce a que “traen riesgos y oportunidades”. (sic)

 

Todo bastante en la línea del discurso de una señora que no ha trabajado fuera del partido y de la política en nada en toda su vida y a la que le molestó que los ciudadanos se enfadaran por que tenían la aspiracion de “tener una casita en la playa o que sus hijos fuesen a la universidad e incluso pudiesen tener un master”, Demasiadas aspiraciones para quienes solo pueden aspirar a ser camareros/as, limpiadores/as o trabajar entreteniendo a turistas.

 

Demasiado desprecio por la cultura y por sus posibles votantes, demasiado poco disimulo para establecer “castas sociales” por parte de la hija de un fontanero que también quiso una casita en la playa y que su hija estudiase y tuviese un master.

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)

 

 

 

Regresar al inicio