Más de cien personas, entre trabajadores y usuarios, se han encerrado en el edificio para denunciar los recortes de Cifuentes en éste y otros hospitales públicos madrileños mientras aumenta el presupuesto para la sanidad privada

"Somos 500 trabajadores menos que en 2011 y vamos a ser menos cada vez. El presupuesto para personal de 2017 son nueve millones menos. Es como si estuvieran empequeñeciendo un hospital que era enorme, con una dotación tremenda y que atendía todo tipo de patologías. Se está desmantelando progresivamente, igual que otros grandes hospitales públicos", lamenta Luis Fernández Pineda, médico de cardiología pediátrica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y uno de los portavoces de la Plataforma Área 4 - Salvemos el Ramón y Cajal.

Esta plataforma, que integra a trabajadores del hospital y a asociaciones de vecinos de los barrios de Hortaleza, Ciudad Lineal, Barajas y San Blas-Canillejas, los distritos atendidos por este centro, ha conseguido congregar a más de cien personas en un encierro que se prolongará hasta las 19.30 horas de este miércoles.

El grito del hospital auxilio del Ramón y Cajal: Están desmantelando un hospital que era enorme
Regresar al inicio