Susana Díaz, no dudó en dejar la Comunidad Autónoma que preside en segundo plano en su ambiciosa carrera por su sueño de ocupar La Moncloa, pero su derrota ha fortalecido a Teresa Rodríguez de Podemos y está con el miedo en el cuerpo.

Díaz se aferra a su 'segundo plato' y se atrinchera en Andalucía

Susana Díaz, no dudó en dejar la Comunidad Autónoma que preside en segundo plano en su ambiciosa carrera por ocupar la secretaría general del PSOE, el trampolín que ella pensaba usar para aspirar a La Moncloa, pero su derrota ante Sánchez y el redoble de fuerzas de Teresa Rodríguez, le han metido el miedo en el cuerpo.

Lo primero es lo primero y en el caso de Díaz, esto es intentar no ceder más terreno ante un Pedro Sánchez que no quiso ver como rival en su carrera por la secretaría general del PSOE. Lo primero que hizo la misma noche de su derrota, fue poner fecha al congreso regional de los socialistas andaluces para no dar tiempo a los partidarios de Sánchez a organizar una candidatura alternativa.

Según ha informado la secretaria general (y única autoridad) del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, de los 56 delegados que representarán al PSOE de Sevilla en el 39 congreso federal del PSOE, 41 son partidarios de Susana Díaz y los 15 restantes, son afines a Pedro Sánchez. Este reparto atiende a los grados de apoyo obtenidos por cada una de las candidaturas en las últimas primarias celebradas. Además, Díaz necesita mantener una posición de fuerza al menos en el PSOE andaluz para hacer frente a la campaña de su principal enemiga en el Parlamento de Andalucía, Teresa Rodríguez (Podemos), que acusa a Díaz de "dejación de funciones por su desmedida ambición".

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)

Regresar al inicio