Ana Mato, Púnica, Gürtel... La corrupción no da ni 24 horas de respiro al PP
Los nuevos episodios judiciales ponen a prueba las palabras de regeneración del último congreso popular. La Fiscalía pide que se declare confeso al PP por financiarse ilegalmente.
Y estos son los zorros que hemos puesto a guardar el corral ¡para cagarse!

El PP, "confeso" en la Gürtel

La Audiencia Nacional también era escenario de malas noticias para el PP, esta vez por otro de los casos que sin duda más daño han hecho a los populares, la Gürtel. El "actuar contra aquellas personas que no hagan lo debido" que señalaba Rajoy el viernes chocaba frontalmente con lo que hacía su abogado este lunes en el tribunal que juzga la primera época de la trama. El letrado del PP volvía a pedir la nulidad del caso y se negaba a contestar las preguntas de la Fiscalía. "Esta parte no tiene nada que aportar porque desconoce cualquier circunstancia sobre los hechos que son objeto de acusación por parte del Ministerio Fiscal y resto de acusaciones", señaló el abogado. Un plante que le puede salir caro. Según el sumario, el PP se ahorró 245.492 euros en actos electorales porque los pagó la trama liderada por Francisco Correa.

El ministerio público sostiene que el silencio del PP implica una "resistencia" y una actitud "evasiva" que supone una confesión de acuerdo a las leyes de enjuiciamiento civil y criminal, por lo que ha pedido al tribunal que el partido sea condenado como partícipe lucrativo. El PP ha estado representado, durante solo 10 minutos, por Jesús Santos, un exfiscal reconvertido en representante legal del partido conservador. El presidente del Tribunal, Ángel Hurtado, manifestó que asume el argumento de la Fiscalía. Antes había declarado la exministra Ana Mato, que hace cinco años, en el anterior congreso nacional, el XVII, celebrado en Sevilla, se sentaba en el escenario principal como miembro del comité ejecutivo de Mariano Rajoy.

Este no es más que un caso más de los cientos de casos que salpican al Partido Popular, suma y sigue.

 

Y estos son los zorros que hemos dejado guardando el corral ¡para cagarse!
Regresar al inicio