La segunda entrevista que concede la presidenta de Andalucía desde que se presentó como candidata a la Secretaría General del PSOE, ataques, optimismo y faltas a la verdad.

A Susana no le gusta un PSOE en el que las bases se puedan relacionar con el líder

En su segunda entrevista desde que se presentó como candidata a la Secretaría General del PSOE, Susana Díaz ha dejado claro que no le gusta nada el modelo de partido que propone Pedro Sánchez, la presidenta de Andalucía, ha rechazado "Un PSOE en el que el líder se relacione directamente con las bases sin ningún órgano de control".

Díaz ha rechazado que el PSOE sea "un partido asambleario", sino "un partido donde la democracia representativa nos hace fuertes, donde los militantes tienen el mayor nivel de decisión de este país en un partido" porque según ha dicho, ya hay unas primarias "en las que deciden". También ha defendido que el Partido Socialista debe contar con "órganos de control" que puedan exigir responsabilidades al secretario general. Lo contrario, ha asegurado, "lleva a recordar sistemas que no son muy democráticos".

Díaz también ha atacado a Sánchez dejando caer que este culpó a los demás de sus derrotas electorales algo que ella no hará, "No pondré sobre los hombros de mis compañeros las derrotas electorales".

Según Susana Díaz, ella es la apuesta para recuperar "un PSOE ganador". "Se puede volver a ganar; lo hicimos en Andalucía; conseguimos, en seis meses, unir al partido, hacerlo reconocible, hablar de los ciudadanos, no mirarnos al ombligo y, a los seis meses, los ciudadanos nos dieron una mayoría amplia". Cosa que no fue así pues se vió obligada a pactar con Ciudadanos para poder gobernar en Andalucía.

Pero en su opinión ella está en condiciones de ganar el Gobierno de España si consigue ganar las primarias de su partido en el que cuenta con el apoyo de la mayoría de la vieja guardia.


 

Susana Díaz además ha exigido a todos los candidatos transparencia en las cuentas de sus candidaturas y ha dicho que ella no tiene "ningún problema" en hacer públicos sus ingresos y sus gastos, aunque hasta ahora no ha hecho público ninguno, a pesar de los múltiples requerimientos de los medios de comunicación.


 

Regresar al inicio