La presidenta de CLM denegó a este niño gran dependiente la prestación económica en el entorno familiar, a pesar de presentar un demoledor cuadro clínico.

Cospedal continúa 'torturando' a Jomian después de muerto: le reclama los gastos de su incineración.

 

El caso de Jomian Leonel, fallecido en Cuenca a los 13 años de edad , forma ya parte de la ignominia política en Castilla-La Mancha. Es una historia que ruborizaría a cualquier persona con un mínimo de sensibilidad y sentido común. Bueno, a cualquier persona menos a María Dolores Cospedal, que haciendo gala de su corazón neoliberal exige ahora a la familia de este pequeño malogrado gran dependiente los gastos derivados de su incineración. Y es que para la presidenta de Castilla-La Mancha no existen otras razones que las puramente dinerarias. Tanto tienes, tanto vales. De hecho obvió que Jomian necesitara los cuidados directos de su madre, ya que el niño tenía parálisis cerebral, le faltaba un pulmón y el otro lo tenía seriamente afectado por la escoliosis severa que padecía, lo que le provocaba anemia constante y no podía quejarse porque no podía hablar ni comunicarse; no controlaba esfínteres, requería transfusiones de sangre constantemente y como cierre de este relato esperpéntico no podía comer vía bucal por lo que tenía que ser alimentado mediante botón gástrico.

Una terrible injusticia que no se la deseo a nadie
Regresar al inicio